¿Qué estarías dispuesto a hacer a cambio de dinero? Esta es la pregunta que han planteado desde Free1, una web de temática viral que comparte vídeos, gifs e imágenes para sus seguidores.

Para encontrar respuesta a su dilema, mandaron a un equipo a la calle para que, cámara en mano, fueran preguntando a chicas por la calle si estarían dispuestas a tatuarse en la frente por una cantidad de dinero, que ellos mismos iban subiendo.

El primer intento les acabó saliendo rana, pues, aun habiéndole puesto el dinero ofrecido en las manos a la chica, ella consiguió negarse, entre mucho esfuerzo, pues no es fácil negarse a lo que parece una gran suma.

Pero el problema comienza cuando captan a su siguiente opción, otra mujer, con una actitud un tanto incómoda, que comienza negándose tranquilamente a la suma que no para de ascender.

Es entonces cuando sucede. Le ofrecen 100.000 coronas checas (que puede parecer mucho, pero realmente son unos 4.000 euros). Ella comienza tomándoselo a broma, pero cuando se lo confirman, dinero en mano, la expresión de la mujer cambia por completo.

Accede.

Lo siguiente que sucede es el camino hacia el estudio de tatuaje, durante el cual, preguntan a la chica por los nervios y sus planes para gastar el dinero que conseguirá. Su respuesta es cuanto menos inquietante, todo por la expresión que mantiene mientras.




Su respuesta, digna de un concursante cualquiera de la tele, resulta bastante breve: «Unos muebles para el apartamento… algo para los niños…» como si no fuera del todo consciente de lo que va a hacerse en breves.

Una vez ya en el estudio de tatuaje, el artista observa la situación tan sorprendido como incrédulo, y no sabe ni cómo reaccionar, siendo capaz de decir únicamente que «es muy valiente».

Una vez todo acabó, la chica recibió su dinero, y se despidió de la cámara con una sonrisa que seguramente no duró mucho.




Pero la historia no acaba aquí, y es que un mes después de este acontecimiento, el equipo de Free1 se volvió a reunir con la chica del tatuaje en la frente, pero esta vez para una charla en una cafetería.

La intención era ver cómo había evolucionado su vida luego de haber tomado una decisión tan importante a la ligera. Le preguntaron en qué gastó realmente el dinero, y cómo llevaron la sorpresa sus seres más cercanos.

La mujer confesó que el dinero se le había ido al completo entre deudas de su vivienda y el mantenimiento de sus hijos. Un gasto más que justificado, a pesar de haberse pagado con su dignidad.

Más adelante, comentó que sus hijos se sorprendieron muchísimo, y su cara volvió a cambiar cuando le preguntaron por la opinión de su marido, simplemente fingió con nerviosismo una sonrisa y dijo que le dejó de hablar durante una semana. Nada más.




En este punto, le volvieron a preguntar si estaría dispuesta a hacerse un nuevo tatuaje, en un lugar mucho menos comprometido, y ofreciéndole cifras de 6 ceros, y ella se niega sin pensarlo esta vez. ¿Qué le hizo cambiar su forma de ver las cosas? ¿Acaso el equipo de la página no se dio cuenta de lo que hizo?

Respecto a este tema, hubo un caso parecido en Benidorm, donde Tomek, un hombre sin recursos, aceptó tatuarse a cambio de 100 euros el nombre de un novio que estaba de despedida de soltero.

Este caso que mencionamos fue tratado por la policía, pero nos preguntamos si el de la chica de Free1 también se estudió lo suficiente o no.




¿Crees que la dignidad de las personas tiene un precio realmente?




Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Mibrújula