Ya sabéis que, en esta página, nos encantan los ‘así están’ y los cambios radicales en general. Pocas cosas hay más divertidas (dentro del mundo de Internet, claro está) que ver como el tiempo ha hecho que una persona parezca otra (o no, que hay de todo). Hoy, para celebrar esto, os traemos un nuevo caso de persona cuyo pasado evidencia los cambios que ha sufrido hasta el presente.

Hablar de Paula Echevarría es, sin ningún tipo de dudas, hablar de una de las celebrities más famosas del panorama español. La empresaria y modelo es una de las más cotizadas en el mundo del modelaje y no hay marca que no quiera tenerla como representante de algún producto de belleza. Si estás pensando en crear una crema de manos, ya sabes a quien llamar si quieres tener éxito.

Ella es una de esas celebridades que cuidan hasta el más pequeño detalle en absolutamente todo lo que hacen. Dado que trabaja como modelo, acostumbra a tener un gran cuidado de su aspecto (eso y que, con tanto potingue que promociona, no hay forma de que le salga una arruga, vamos).

Es verdad que, por lo general, ella siempre ha abogado por un aspecto de lo más natural. Siempre ha hecho gala de mantener un rostro natural, únicamente añadiéndole productos de belleza tales como cremas, maquillaje y alguna que otra rodaja de pepinillo. Poco más.

No se puede negar que Paula sigue luciendo una figura absolutamente envidiable y eso es algo que podemos comprobar cada verano cuando ella, desde su residencia en Marbella, nos hace llegar algunos de los posados en bikini más espectaculares del año.

Ella es una de las It Girls más codiciadas de España y todo un ejemplo de ‘cuidado y culto al cuerpo’ en lo que a salud y forma física se refiere. Eso sí, la cosa puede que no sea tan natural como pensábamos: Paula ha reconocido, alguna vez, que se ha hecho algún retoque estético.

Se sabe, por declaraciones suyas, que se ha realizado una rinoplastia y un aumento de pecho, además de algún que otro retoque de botox. Aún así, hay algo con lo que se ha especulado y que ella no ha querido confirmar: que se ha servido de hilos de PDO (polidioxanona) para así mantener su pompis terso y firme.




También se sabe que ha tenido más de un retoque en la zona de los pómulos, el contorno de sus ojos y, según se especula, algo de microlifting… ¿será esto verdad?

Lo cierto es que las fotos que hemos podido ver con su ‘antes y después’ confirman que, como mínimo, la vida ha hecho que su rostro cambie bastante, aunque manteniendo las principales características que la dotan de su personalidad.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este cambio tan bestia? ¿Pensáis que, realmente, se ha sometido a tantas cirugías como dicen? Dejádnoslo en los comentarios. 




Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).