Las personas somos, por naturaleza, animales de costumbres, y tendemos a hacer algunas de las cosas más estúpidas de las que nos gustaría admitir, y de las que muchos nos podemos permitir.

No en vano se dice que el ser humano es el único animal capaz de tropezar con la misma piedra, y es que somos expertos, por alguna extraña razón, en no aprender nada en absoluto de nuestros errores.

Es por eso que, por si aun no te los has grabado en algún sitio donde puedas recordarte a ti mismo que no la vuelvas a cagar con estas cosas, pues te lo hemos apuntado aquí, ya nos dirás en cuántas de estas caes.

1Pensar que eres un genio o alguien especial por algún tipo de razón divina.

Creer en el destino, por ejemplo, es uno de los síntomas más claros. ¿Por qué iba a haber algo ahí fuera, encargado de decidir como funciona todo en el mundo, y que en lugar de salvar la vida de un niño hambriento, lo que ha hecho es hacer que te cruces esa tarde con tu crush?

Las personas que caen en esto también tienden a sentirse bastante más inteligentes de lo que son, se vuelven egocéntricas e incluso pueden llegar a creer que son las únicas criaturas sintientes y pensantes del mundo.

2Ignorar los detalles «Porque nadie se fija».

¿Quién no le ha dicho a su madre durante la infancia algo del tipo «Pero mamá, ¿Quién se va a dar cuenta de si me he puesto un calcetín diferente a otro? Nadie se fija en esas cosas»?

Pues sí, con los años te das cuenta de que estas mierdas te hacen ver como un completo desastre, porque no, no eres Punky Brewster.

3Autodefinirte a ti mismo con frases y reacciones exageradas.

Sí, sabemos que es agradable sentirse diferente, pero no por ello tienes que actuar constantemente como el personaje de una película mala. Un poco de profundidad y matices te harán mucho bien, sólo relájate.

4Reírse del peligro.

Definitivamente esto nunca ha sido una buena idea. No se trata de que vivas con miedo, pero sí de que cuando vayas a correr riesgos, seas consciente de ellos.

5Mentir a tus seres queridos.

Por lo general, las mentiras tienen las patas cortísimas, pero además, bien afiladas, y es que harán daño a quienes te quieren si se dan cuenta de que no confiaste en ellos en su momento.

6Hacerse el chulo.

Esto nunca jamás ha llevado a nadie a tomar una buena decisión. Las apariencias son una mierda, y lo mejor es que no intentes ser algo que no eres.

7Malgastar el dinero.

El dinero está para las cosas que quieras, pero también para las importantes. Llevar tu propio libro de cuentas de la economía doméstica te ayudará a cumplir con esto. No olvides que ahorrar no es para comprar algo, sino para lo que pueda venir.

Otro consejo es que no compres algo que no puedas comprar dos veces (como mínimo).

8Pasarse.

Por lo general está bien que conozcas tus propios límites, sí es cierto que en el proceso de aprendizaje se te vaya la bebida, por ejemplo, alguna vez de las manos, pero no deberías darte demasiados intentos. Analiza tus errores y aprende.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión, y en cuántas de estas cosas has caído en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).