Cuando nos acostumbramos a la comodidad de nuestros hogares, se nos olvida que más allá de nuestras cuatro paredes, el mundo está lleno de peligros. Y que es bastante más probable que nos encontremos con alguno de ellos si vamos de viaje en busca de aventura.

Puede parecer algo paranoico, pero nunca viene mal saber cosas que puedan salvarte la vida en una situación límite.

1Un encuentro con un oso agresivo:

Obviamente, lo mejor es evitar el contacto con osos en libertad, pero en el caso de un encuentro con uno de ellos, te vendrá bien saber que su punto flaco es su maniobrabilidad. Los osos corren muy rápido y rugen de una forma temible, pero moverse rápidamente al rededor de un árbol o un coche, les cuesta mucho más de lo que imaginas.

Con el tiempo se acabará cansando de «la comida rápida» y pensará que no mereces tanto esfuerzo, por lo que se rendirá.

Igualmente, no entres en pánico si un oso te mira, si es así, lo mejor es que apenas te muevas, es bastante posible que no entienda bien qué eres ni lo que vas a hacer.

Recuerda que los osos no suelen atacar a las personas.

2Si te atrapas en la corriente.

Si te encuentras atrapado en una fuerte corriente al ir a la playa, lo más inútil que puedes hacer es nadar a contracorriente. Lo mejor es que nades de forma paralela a la orilla, hasta que encuentres un punto en el que no sea tan fuerte.

3Una maniobra para recuperar la consciencia.

Si realmente necesitas devolverle la consciencia a una persona, lo que debes hacer es colocarla de espaldas y presionar sus rodillas hacia su pecho. Esto hará que la sangre fluya mejor por el cerebro, y por tanto, acabe despertando. Pero es importante que te asegures de que la persona que atiendes no tenga lesiones en el cuerpo, o podrías empeorarlo todo.



4Romper una ventana en caso de accidente.

En una situación en la que solo puedes escapar rompiendo una ventana (como en un coche), debes recordar, que será mucho más fácil de quebrar si golpeas en las zonas de los bordes.

5Evitar peligros en la playa.

Cuando la orilla está demasiado lejana de la zona de tierra seca, esto puede ser una señal de que se avecine un tsunami u oleaje peligroso. Si te das cuenta de ello, no pierdes nada por dar un aviso.

6La regla del 3.

Si te encuentras en algún tipo de situación crítica y todo se convierte en una supervivencia estratégica, debes saber que el número 3 es la clave de todo.

3 minutos sin aire.
3 horas en temperaturas extremas.
3 días sin agua.
3 semanas sin comida.



Si no conoces tus límites, tienes muchas menos posibilidades de sobrevivir.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).



Fuente: Brightside