La última noticia que se encuentra en la boca de todo el que sabe hablar a día de hoy, es la de la denuncia a Neymar por presuntamente violar a una mujer el pasado 15 de Mayo en París.

Todo comenzó cuando el futbolista y la mujer empezaron a comunicarse a través de las redes sociales, concretamente Instagram.

Luego de lo que parecía un tonteo divertido sobre cuentas fake, pasan directamente a las fotos subidas de tono de la chica, y de ahí la historia siguió avanzando hasta que tuvieron un encuentro en París, donde supuestamente ocurrieron los hechos denunciados.

Como respuesta a la denuncia recibida, Neymar se decidió a compartir la conversación casi al completo, fotografías incluidas.

Esta decisión ha sido duramente criticada, puesto que las imágenes son íntimas y hacerlas públicas puede considerarse un ataque.

Además, una vez más se vuelve a hablar de que el consentimiento previo (en cuanto a la planificación, y todo lo anterior al acto en sí) no implica prueba alguna de que no se ejerciera el delito, pues la víctima pudo haberse negado después y haber sido obligada a ello. Siendo el caso o no, sigue cabiendo como posibilidad de los hechos.

Por su parte, el deportista a alegado, al igual que su padre, que todo se trata de una estafa más que planeada e insisten en que tienen pruebas de ello, pero la mujer, a su vez también presentó una serie de pruebas (que obviamente no se han hecho públicas), con las que las autoridades reconocieron la actitud violenta de Neymar.

Siendo esta la primera captura de la conversación, vemos que las imágenes de la chica no tardan en aparecer.

Se entiende que debió haber una conversación previa, ya que la joven se ahorra su presentación.

Ella confiesa que él es todo lo que tiene en la cabeza, y para aclarar al final resume «Yo soy una presa que quiere un cazador».

Siguieron tonteando a lo largo de una conversación que se alargó durante días, hasta que en un momento, sucede.

El jugador le propuso a la chica que fuera a verle a París insistiendo en que el viaje no se quede en una tentativa.

El futbolista volvió a preguntar con el paso de los días por su llegada, a lo que ella estimó que rondaría sobre la mitad del año.

Llegados a un punto, la chica le dice que está ahorrando para su viaje, a lo que Neymar se ofrece como ayuda, y luego de que ella diga que es muy orgullosa en ese aspecto, finalmente cede.

En ese momento es cuando empiezan a arreglar el encuentro entre ambos, ella toma un avión y se dirige a París, donde previamente Neymar había enviado a alguien para que se encargase de recibirla.

Finalmente, a la hora de la verdad, la chica se adelantó hacia la habitación del hotel, donde tuvo que esperar por el futbolista, quien volvía en estado de embriaguez luego de un compromiso, en el que había bebido, y hablaban de ello en la misma conversación.

Supuestamente fue en aquel momento cuando el reconocido deportista, que actuaba bajo los efectos del alcohol se mostró agresivo con su cita.

Finalmente, el equipo de investigación requisó el teléfono de la estrella para continuar con su trabajo. Por lo que habrá que seguir esperando respuestas.

Hemos censurado las imágenes ya que podía contener fotos subidas de tono que preferíamos no mostrar por respeto a los implicados y a posibles seguidores nuestros que sean menores de edad.

¿Qué piensas de este caso? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Mundodeportivo