Sin importar qué tan mal haya ido la relación, lo más normal es que a la hora de cortar por lo sano y decidirse por seguir caminos independientes puede ser algo de lo más doloroso.

Ahora que Antonio y Merche se han decidido (o eso parece) a tomar esta decisión, hemos decidido compartir con vosotros algunos consejos que debería seguir la pareja luego de dicha decisión, y todo según la ciencia.

Según la revista académica Journal of Experimental Psychology: General,  hay tres formas de superar una ruptura. Para llegar a dicha conclusión, se hizo un experimento en el que participaron 24 personas de edades entre los 20 y 37 años.

Cada uno de ellos se encontraban en una situación incómoda o difícil, luego de haber acabado una relación, y éstas, tenían de media una duración de dos años y medio.

Pues bien, vamos allá con las tres estrategias para la superación.

1Reevaluación Negativa.

La primera opción consiste en una reevaluación negativa de la expareja. A los participantes se les pidió que pensaran en las cosas que no les gustaban de sus anteriores parejas, como los hábitos que les molestaban de ellos.

Esto era especialmente útil en aquellas relaciones que habían sido un desastre por comportamientos deshonestos y crueles, pero incluso para las relaciones que «no habían ido tan mal», las manías y pequeñas cosas también salían a la luz.

A pesar de que algunos de los participantes pasaron a sentirse peor luego de este ejercicio, a la mayoría de los sujetos les funcionó muchísimo.

2Reevaluación de sentimientos.

Para esta opción, los participantes tuvieron que leer repetidamente frases como “está bien amar a alguien con quien ya no estoy”, de modo que comprendieran realmente el significado de estas palabras y las creyeran realmente.

Este proceso no ayudó a que superaran realmente la relación, pero sí que permitía aceptar la ruptura y dejar de estar tan pendientes de sus exparejas.

3Condición de Distracción.

Este método consistió en preguntar a los sujetos por cosas completamente ajenas a la relación, pero que de alguna manera les recordase otras cosas que los hacía felices, como “¿cuál es su comida favorita? ¿Por qué?”. Esta opción hizo que los colaboradores del estudio se sintieran un poco mejor, pero sólo de forma momentánea.

4Conclusiones del estudio:

Habiendo comparado las 3 estrategias, pensar en cosas negativas sobre la expareja fue la forma más efectiva de superar una ruptura, pero cuando se busca la sensación de sentirse mejor por encima de la superación, la mejor opción era la de la distracción.

Respecto al segundo método, se sacó la conclusión de que un pensamiento más eficaz que «Está bien amar a una persona con la que ya no estás», era el de «Está bien sentirse mal después de una ruptura».

Aunque el estudio se realizó con exparejas, también se consideraba válido para sobrellevar situaciones de amores no correspondidos, o poco correctos, además de situaciones incómodas con familiares y seres queridos.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Has probado alguno de estos métodos? ¿Recomendarías otro? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Genial Guru