En algunas ocasiones, el universo se empeña en mandarnos señales que no debemos ignorar, ya sean de que hemos encontrado a la persona adecuada para nosotros, que alguien que creíamos de confianza nos defrauda, o que se acerca algún evento importante.

Pero también puede ser que nos avise dentro de nuestra propia rutina, que hoy tal vez sea mejor quedarse en casa, por si las moscas. Y es que los días realmente horribles se huelen desde lejos.

Para que entiendas lo que queremos decir con esto, te dejamos una lista de imágenes que deberían despejarte de toda duda. Por si acaso te aconsejamos que tomes nota, para que te encierres y te protejas en casa.

1Nuevo vecino de arriba.

Por lo menos sabes que no te molestarán en un tiempo con el piano de madrugada…

2Atrapada para siempre.

Desde luego no podrá irle peor el día, ya que no saldrá de casa si se va a arruinar todo el trabajo que ha hecho.

3Genios.

Esto es algo que se aprende de una sola vez. Recomendamos enmarcarlo o dejarlo como decoración para recordarte lo estúpido que puedes llegar a ser.

Cómo aprender a comer sin hacer una foto.
Parecía un buen restaurante, me gustaría poder ver cómo intentó justificarse luego…

4Las prisas no son buenas.

Deberían empezar a cambiar estos incómodos envases por abrefáciles o algo así, nunca hay tijeras a mano cuando se necesitan.

5«Que sí, que la masa sigue creciendo, créeme».

-«No, no. Tú déjala, que me gusta esponjosita».

6La imagen que explica el desastre.

Gente con la que no es recomendable ir de viaje. Siempre tendrán muchas ideas: ninguna buena.

7Cuando aprendes peluquería en casa, sola y sin internet. (ni espejos)

¿De verdad nadie se paró a decirle nada de camino al bus?

8«Creo que mi madre no ha pillado cómo se usa la arrocera».

Igual era mejor regalarle un viaje a la mujer, o algo.

9«Hoy en el hospital nos han regalado galletas de Halloween, y no sé a qué genio se le ocurrió la idea».

Un poco desafortunada la idea…

10¿Cómo esperaba que funcionase?

«¿Alguna vez comiste barras de cereales?»

«Sí, cuando tenía 12».

11Seguro que al volver al coche se sorprende.

Igual es que vio algo en la gasolinera que merecía una buena huida.

12No todo está perdido aún.

Sigue estando a tiempo de despertarse y rescatar su pizza. Si te fijas no ha llegado a tocar suelo, así que sigue estando perfecta para comer.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Cómo sabes tú que no vas a tener un buen día nada más haberlo empezado? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir