A todos nos encantan las historias de viajes en el tiempo, desde «regreso al futuro», hasta «Terminator» pero pocas veces llegamos a pensar que podemos encontrar historias de este tipo sin necesidad de irnos a Hollywood. Y no, no vamos a hablar de El ministerio del tiempo, aunque nos gustaría, no vamos a mentir.

Pero lo que traemos hoy es mucho mejor, es una historia real, a la que hemos accedido gracias a la tuitera @UmmoW.

Y es que aunque no se trate realmente de un viaje en el tiempo de la forma que solemos esperar, sí que ha ocurrido algo de lo más curioso. 

La semana pasada, durante las reformas de un edificio de Telefónica en Alicante, unos trabajadores de la obra en cuestión encontraron algo de lo más curioso dentro de un ladrillo, luego de haber tirado abajo uno de los muros, como marcaba el plan de obra.

En su interior había ni más ni menos que una carta escrita por los trabajadores que se encontraban en su misma posición hace ni más ni menos que 64 años.

El manuscrito, firmado a nombres de Rodolfo Marchorí Rodríguez, Manuel García Terol y José Melantuche Murias, mandaba saludos desde una mañana de trabajo perdida allá por el 1955.

Nos hacían un curioso repaso de cómo estaban por aquella época, recordando que por aquel entonces Franco estaba al mando, que Marruecos se encontraba en una situación difícil debido a las agitaciones nacionalistas, y de como por parte de Rusia, Bulganin tanteaba una ofensiva de paz.

De la misma manera, eran conscientes de que, como si se tratara de una cápsula del tiempo, probablemente ya ninguno de los autores se encontraría con vida para cuando se diera con la carta, por lo que en ella se pedía que se rezase una oración por sus almas.



Pero no todo se iba a quedar en un saludo, sino que también planteaban algunas preguntas, para que a día de hoy las contestáramos hacia adentro de nuestra propia mente, para comprender que la curiosidad también viaja a través del tiempo.

Alguna de estas sí tenía una respuesta clara, como «Si ya se había llegado a la Luna o no», pero planteaban otras incógnitas que sólo podían hacer que nos sintiéramos identificados con ellos en nuestra ignorancia.

Os dejamos con transcripción de la carta, para que vosotros mismos viváis la experiencia a través del tiempo.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Qué preguntarías tú al mundo de dentro de 60 años? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Twitter