Los programas de búsqueda de pareja son ya todo un clásico de las cadenas españolas, desde First Dates hasta llegar al programa de los mayores de Juan y Medio.

Y es que nos gusta pensar que el amor es algo real que todo el mundo merece en esta vida, hasta que llega alguien lo suficientemente horrible como para bajarte de esa nube.

Este ha sido el caso que se dio esta misma semana en la televisión pública de Murcia, durante el programa Ailoviu.

Pero vamos por partes, el presentador Antonio Hidalgo, conocido por haber presentado junto a Ana Rosa Quintana en «Sabor a ti», ahora dirige su propio programa en directo, con todo lo que ello conlleva.

La cuestión es que durante la presentación de uno de los invitados a la búsqueda del amor, Juan, un hombre «muy sincero» no tuvo mucho reparo en contar una experiencia que, por el tono y la forma de explicarse, parecía algo totalmente normal para él.

A la hora de hablar sobre relaciones pasadas, el hombre comenzó a relatar cómo una antigua pareja suya decidió abortar en una clínica, y que cuando se lo contó, éste la golpeó, haciendo que la cabeza de la mujer chocara contra su portal.

Y todo esto como si contara que se fue de paseo al parque. En una muestra de lo que parecía orgullo por su decisión y con una sangre fría que da auténtico terror.

El presentador, que obviamente no se esperaba semejante situación intentó pararle los pies como buenamente pudo (y con la dificultad del directo, de no tener tiempo para pensar en las palabras correctas), pero sí que actuó a tiempo.

Aunque, lejos de haber despachado al invitado (como todos esperábamos que hiciera) intentó aclararle que no deseaba seguir hablando con él, ya que no iba a consentir la normalización de discursos de esta índole durante su programa.

“Jamás está justificado ponerle la mano encima a una mujer”.

Esta fue la respuesta del presentador, cuando el invitado afirmó sin tapujos que “se me fue un poco los estribos… Nunca he pegado a una mujer, pero a esa la di un tortazo”.

Ante la acción tomada por el presentador, el invitado intentó justificarse diciendo que “esto no es para contar”. A lo que Hidalgo deja claro que “no es para hacerlo ni mucho menos contarlo”. Consiguiendo una nueva ocurrencia por parte del invitado del calibre de “yo es que soy muy sincero”.

“Ya, pero a mí esas sinceridades no me interesan, porque lo que quiero es que no tengas que hacerlo para que no lo tengas que contar”.

Sinceramente, nosotros echamos en falta una respuesta de la presentadora, quien simplemente se limitó a aplaudir la acción de su compañero, y la aclaración, a posteriori, de que el maltrato es algo horrible en cualquier pareja, y a cualquier persona, no solo hacia las mujeres, aunque sea el problema que se trata en esta ocasión.

Nosotros nos vamos a limitar a esto, a explicaros lo que ha ocurrido, pero no dudéis en debatir en los comentarios con lo que aquí os planteamos: ¿Crees que fueron suficientes las medidas del presentador? ¿Crees que falla en su discurso? ¿En qué parte? Contadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Lavanguardia