El tema de las redes sociales es un gran qué. En los últimos años, de repente, el mundo se ha convertido en una zona multimedia en la que todo el mundo depende de sus perfiles en las redes sociales. ¿Tienes muchos seguidores en Instagram? Has triunfado. ¿Nadie te da like en Facebook? Algo estarás haciendo mal…

Lo cierto es que el mundo de las redes sociales da para mucho debate. ¿Son buenas? ¿Son malas? Lo cierto es que no hay una respuesta correcta a esto… y es que son demasiados los factores que debemos tener en cuenta y son muchas las historias que podrían decantarnos hacia un lugar u otro.

Never Ending Instagram GIF by sambmotion - Find & Share on GIPHY

En los últimos tiempos, se ha extendido la creencia de que las redes sociales son tremendamente perjudiciales… pero, por suerte, también han surgido unos cuantos ‘movimientos’ que demuestran lo contrario. Ser adictos a las redes sociales es malo; eso es indudable. Pero también se pueden derivar efectos positivos, y Josephine Desgrand es un gran ejemplo de ello.

Ella es una joven de 19 años vive en Queensland (Australia) y afirma sentirse tremendamente agradecida a la red social de Mark Zuckerberg, ya que esta la ha inspirado a perder más de 60 kilos en tan solo dos años.

Ella, hace unos años, era adicta al dulce. Explicaba que, cada día, consumía donuts, golosinas, helados y todo tipo de productos procesados y llenos de azúcar y calorías. Después de años siguiendo estas rutinas, llegó a pesar más de 120 kilos, lo que era más del doble de su peso recomendado.

Había intentado en más de una ocasión ponerse a dieta, pero lo cierto es que siempre había desistido en sus intentos y volvía a caer en la tentación de los dulces. Ella no era capaz de resistirse a sus ganas de comer y comer.

Llegados a un punto, decidió que tenía que dar un vuelco a su vida, porque ya no soportaba más las dificultades que le suponía su cuerpo. ¿Qué hizo entonces? Inspirarse en la gente que compartía sus experiencias de cambio de peso en Instagram.




«Usaba la aplicación diariamente para tratar de perder peso, me encantaba mirar las imágenes inspiradoras de desconocidos de todo el mundo», explicó a The Sun.

«Un día me miré en el espejo y me di cuenta de que no podía seguir así. Mi mentalidad cambió. Si la gente normal podía bajar de peso y subir fotos de su transformación, yo también podía. Me animé», explicó Josephine al diario británico.

Explicaba que no había sido un proceso fácil, pero que, cada vez que flaqueaba en su intento, echaba un vistazo a las fotografías de las personas que sí lo habían logrado y que ahora disfrutaban de una nueva vida.




Aparte de esto, lo que hizo Josephine fue cambiar por completo su dieta y dejar de lado los dulces y los alimentos procesados. Se hizo una dieta a base de alimentos frescos y nutritivos. Hoy en día, después de mucho esfuerzo, ha conseguido plantarse en los 60 kilos de peso.

Sus ‘aventuras’ están registradas en su cuenta de Instagram en la que, hoy en día, cuenta ya con más de 130.000 seguidores. Ahí comparte todas sus aventuras pasadas y presentes, además de sus proyectos futuros.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia de superación? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).