Aurah es una de esas personas que de una u otra forma han conseguido calar en la televisión de nuestro país.

La que comenzó como modelo, para luego hacer su primera aparición en Mujeres y Hombres y Viceversa, fue encadenando programas y colaboraciones hasta llegar a donde ha llegado.

Algunos de los momentos que más se recuerdan son su paso por GHVIP, donde tuvo uno de los romances más cortos y mediáticos, que puso a todo el mundo (al menos en Twitter) de su parte, y sus recurrentes disputas con su expareja, el futbolista Jesé Rodríguez causadas por el dilema de la custodia de su hijo en común.

Pero sí es cierto que desde que salió de la casa de GHVIP sus apariciones en televisión se han visto prácticamente limitadas a la nueva cadena «Mtmad», donde parece que se ha decidido a sincerarse en diferentes aspectos de su vida privada.

Ya hace un tiempo que desde su cuenta de Instagram empezó a abrirse en cuanto a los aspectos más privados de su vida: la enfermedad de su hijo Nyan. No reveló de qué se trataba, pero sí que fue bastante específica en cuanto a los cuidados que éste necesitaba, luego de aclarar unas cuantas veces que no se trata de diabetes.

Pero la enfermedad de su pequeño y su mala relación con su expareja no son todos los problemas que ocupan su mente, y es que su aspecto también es una preocupación (algo normal para alguien que se ha dedicado a las pasarelas) y decidió acudir a una clínica de confianza para hacerse unos arreglos.

Hasta ahora sólo había dejado caer en alguna ocasión que su único retoque había sido en la zona del labio superior, pero esta semana nos ha dejado muy locos con el desastre con el que se encontró después de su último retoque.

Haciendo caso omiso a los consejos del especialista al que acudió, la joven decidió hacerse todos los retoques que tenía planeado en el mismo día (sí, por alguna razón le pareció buena idea), y no eran pocos: relleno en las arrugas de la frente, cubrir las patas de gallo, alineamiento de la nariz, redefinición de mandíbula y relleno de labios.

Aurah se ha sincerado sobre los efectos que tuvo esta decisión, que provocó que sus labios se hincharan de una forma completamente antinatural.

«No quería grosor en la boca, solo bordear la parte de arriba del labio».

Ella no esperaba semejante reacción, por lo que en el momento en el que lo vio, el pánico se apoderó completamente de ella.

«Me volví loca. Eran las tres de la mañana y yo tenía el labio como una salchicha. Llamé a mi madre llorando. No podía cuidar de mi niño. Le dije ‘me voy a morir, me acabo de destrozar la cara».

Por suerte, todo esto quedó en un susto, ya que luego de el momento de pánico acudió a la clínica, donde le dieron un tratamiento que redujo la hinchazón, dejándole finalmente el aspecto que ella esperaba desde el principio.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Abc