La adolescencia puede ser uno de los mejores momentos de tu vida, o tal vez no, pero su importancia no se la puede quitar nada.

Es una etapa de cambios, en la que todos intentan identificarse y saber de alguna manera, quiénes son en realidad, y eso en muchos casos hace que más de uno se convierta en un cliché con patas.

Hoy vamos a jugar con eso, hemos creado un pequeño test para que sepas qué héroe serías, dependiendo de cómo te fue en tu etapa de estudiante ( o como te va si continúas en ella).

Para saber la respuesta, solo tendrás que decidir con cuál de estas afirmaciones te sientes más identificado:

Siempre eras elegido delegado, o te lo tomabas en serio (Y te gustaba serlo). Si es así, ve al número 1.

Tenías unas grandes habilidades atléticas que te hacían uno de los populares. Si es así, ve al número 2.

Eras el guapo o la guapa de la clase (y te lo decía más gente a parte de tu madre.). Si es así, ve al número 3.

Fuiste del tipo rebelde o tuviste una etapa emo. Si es así, ve al número 4.

Eras un ratón de biblioteca, o en su defecto el estudioso de la clase, tus notas eran las mejores. Si es así, ve al número 5.

Eras parte del grupo de niñas populares. Si es así, ve al número 6.

De entre todos los niños de la clase, siempre llevabas las zapatillas más caras, eras «el niño rico de la clase». Si es así, ve al número 7.

Hacías reír a todos tus compañeros y eras la pesadilla de los profesores, fuiste el payaso de la clase. Si es así, ve al número 8.

Eras del tipo introvertido o te costaba mucho empezar a socializar, por lo que pasabas la mayor parte del tiempo callado. Si es así, ve al número 9.

Te enfadabas por todo y te peleabas fácilmente con los compañeros. Si es así tu número es el 10.

Sabemos que es probable que te sientas identificado con varias opciones al mismo tiempo, pero debes preguntarte a ti mismo, cuál de estas es la que mejor te representaba en aquel entonces.

Delegados responsables.

Seguro que no os hemos pillado por sorpresa.Os gusta sentiros en posiciones de poder, pero por el simple hecho de que pensáis que así es como mejor se harán las cosas. Os consideráis personas del tipo maduro y responsable.

Los deportistas.Sí, seguramente tengáis la sensación de que habéis ganado esto ya.

No importaba la disciplina ni el deporte, pero casi se te podía considerar un genio, ya que sin importar qué fuera, se te iba a dar bien, y ya lo sabías.

Los guapos.

Tampoco te lo creas mucho, ¿eh?Probablemente te pidieron salir en más de una ocasión.

Los rebeldes y emos.

Eras un incomprendido y tenías pocos amigos, pero súper leales.Y seguramente eras de escuchar grupos convencionales en secreto, aunque todas tus camisetas fueran de bandas de rock.

Los estudiosos.

Los pequeños genios también pueden ser héroes.
La inteligencia hace que sepas como usar mejor tus habilidades, es un gran bonus.

Los populares.

¿Quién no se llevaría bien con el amigo y vecino Spiderman?Tienes algún tipo de magnetismo que atrae a cualquiera.

Los ricos.Tener mucho dinero es lo más parecido a un superpoder en la vida real.

Pero muy pocos son los que lo usan para ayudar a los demás. Qué decepcionado estaría el tío Ben.

Los payasos.

No, no íbamos a meter aquí al Joker.

Y sí, sabemos que Jessica Jones tiene una historia realmente triste y traumática, pero sus chascarrillos fueron lo mejor de la unión de Marvel con Netflix.

Los antisociales.

Eras de los que creían estar mejor solos.

Pero seguramente tenías a alguien a quien podías acudir en los malos momentos.

Los peleones.

Tienes un umbral para el enfado un tanto bajo.

Seguro que te buscaste más de un problema por ello.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Qué héroe te ha tocado? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Brightside.