Las organizaciones ecologistas y protectoras de especies anuncian cada año una cantidad alarmante de animales que se añaden a la lista de criaturas en peligro de extinción, pero hay un grupo que no tienen en cuenta.

Poco se habla de los tontos de Facebook. Son algo que se está perdiendo y deberían permanecer para siempre entre nosotros, a modo de patrimonio de la humanidad, o algo.

Y no, no me refiero a tu tía segunda, que es la que no para de mandar cadenas raras y textos con flores, animalitos y brilli brilli, sino a los grandes clásicos, las niñas de 14 años que presumen de embarazo con su novio el william.

Las telenovelas de las que te enterabas en los comentarios de las fotos de morritos en el espejo. O las doñas que descubrían infidelidades cibernéticas de sus maridos cincuentones cuando babeaban fotos de chicas de 20 (y digo 20 por hacerlos quedar menos mal).

Pero nosotros no nos vamos a quedar quietos, ignorando este problema que nos afecta a todos, porque al igual que el mundo se iría a la mierda si desaparecieran todas las abejas, los tontos de Facebook son completamente necesarios, ya que también entran dentro del gran ciclo de la vida (aunque sea en el de internet).

Es por eso, que a modo de protesta y reivindicación, hoy os hemos traído una lista de momentos brillantes de esta especie en peligro, que os hará entender por qué no podríais vivir sin ellos:

1No son Perfestos.

Pero saven que estan en todos nuestros corasones. Todos estamos con tigo, Thomas.

(Lamentamos los derrames oculares, pero es un mensaje para nuestro amigo y necesitamos que lo entienda.)

2Pero son letales.

Sus mentes brillantes tienen momentos en los que realmente te sorprenderán. No solo son capaces de quedarse mirándote como si te entendieran, sino que además tienen una extraña habilidad para crear montajes y collages tan horribles como maravillosos.

3No, no era nuestra novia.

Nosotros no tenemos novia, al igual que tú. Por eso te gustamos, te sientes identificado. Y solo.

4Un clásico.

Por si las lágrimas de cocodrilo no eran suficiente, las de tonto de Facebook eran capaces de conseguir cualquier cosa, desde volver con la amada que te acababa de abandonar (nunca sucedió esto), hasta hacerte viral en un par de horas. Esto nos daba la vida a muchos, y no supimos valorarlo hasta ahora que casi lo hemos perdido.

5Jóvenes emprendedores.

Talento puro.

6Los amos de la envidia y los celos pos-ruptura.

Sabían como hacer sufrir a una expareja, y a la pareja, y a los ojos de todo su grupo de amigos de Facebook.

7Una especie territorial.

Nos gustaría decir que se tomaban las parejas como los cisnes, pero solían durar más bien poco. Realmente extrañaremos los montajes fotográficos.

8Tenían su propia danza del apareamiento.

Y hacían de este proceso todo un evento: los vídeos inundaban el feed de Facebook, y eran completamente hipnóticos.

9A falta de amor ajeno, sabían como amarse ellos mismos.

Todo era cuestión de puro instinto de supervivencia.

¿Qué te ha parecido el artículo? Cuéntanos cuánto los echas de menos en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Para Los Curiosos