Sabemos que las modas y las tendencias de Instagram y las redes sociales en general no tienden a buscar vías inteligentes para resolver los problemas reales de las personas.

Pero esta vez se ha intentado, y ha quedado más que claro que lo mejor es tratar siempre con expertos de verdad, porque luego se lía y pasa lo que pasa, que se ponen de moda cosas de lo más estúpidas, y lo que es peor, perjudiciales.

Para que os hagáis una idea de lo que queremos decir, nos referimos a casos como cuando se puso de moda succionarse los labios para conseguir un efecto hinchado a lo Kylie Jenner.

Pues bien, la estupidez del día (que en realidad lleva ya un tiempo, pero no pensamos que se llegaría a tomar en serio como truco de belleza) es lavarse los dientes con carbón activo.

Sí, lo has leído bien. Carbón para los dientes. Supuestamente la intención es la de conseguir un efecto de blanqueo notable desde las primeras aplicaciones en los lavados.

Los defensores de esta locura alegan que es un material de origen natural que puede retener las sustancias nocivas y expulsarlas del organismo sin efectos secundarios.

Ya. Claro.

Ahora, saliendo del apartado de márketing de las marcas que ofrecen este producto, varios equipos de especialistas han puesto a prueba un total de 50 pastas dentales que contienen este elemento.

Como resultado, lejos de lo esperado por estos cuatro modernos de turno, la revista British Dental Journal ha desmentido sus supuestos beneficios, y advierte de los riesgos que conlleva su uso.

Se ha reconocido que la capacidad de absorción del carbón activo podría llegar a ayudar en problemas de mal aliento, pero todo a costa de la salud dental, puesto que es un material altamente abrasivo, y lo más probable es que provoque un desgaste irreversible del desgaste dental.

Se advierte de que aunque es cierto que tras los primeros usos, las manchas de los dientes producidas por el continuo consumo de café y tabaco pueden verse reducidas, su uso llegará progresivamente al punto de haber eliminado por completo el esmalte.

Además de esto, también se avisa de que esta moda puede ser responsable de problemas de salud general además de la dental. Y es que el efecto «esponja» del carbón también retiene el agua, por lo que puede conllevar a casos de deshidratación, que puede resultar fatal para muchas personas en muchos aspectos diferentes.

La OCU ha advertido desde el pasado abril que quienes se pasen a este método de limpieza estarán aumentando las posibilidades de contraer enfermedades bucales.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Alguna vez te has planteado lavarte los dientes con carbón? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: La Razón