El Pequeño Nicolas lo tiene cada vez más difícil. El juicio de la Audiencia Provincial de Madrid que tenía que celebrarse hoy lunes, en el que se acusaba a Francisco Nicolás de hacerse parar por el representante del Gobierno y de la casa real, tendrá que verse aplazado tras la renuncia de su abogada.

La celebración del juicio estaba prevista para hoy a las 10 de la mañana y estaban citados, además de Francisco Nicolás, dos policías municipales que, presuntamente, habrían sido cómplices del montaje presuntamente perpetuado por Gómez Iglesias.

 Lo que tenía que ser un juicio ‘como cualquier otro’, ha acabado por dar un giro (muy habituales ya en este caso) y la letrada del ‘Pequeño Nicolás’ ha renunciado alegando «presiones indirectas» que «ponen en peligro el correcto ejercicio del derecho a la defensa». Se ha solicitado el aplazamiento del juicio para que un nuevo letrado pueda hacerse cargo del caso del acusado.

¿Qué le supondría a Francisco Nicolás perder este caso? Pues, por un lado, la Fiscalía pide siete años de cárcel y una multa que llegaría a los 81.000 euros por unos presuntos delitos de usurpación de funciones públicas, falsedad en documento oficial y cohecho activo… casi nada.

Para los dos policías municipales, se piden unas condenas menores: cuatro años y dieciocho meses de prisión y una multa de 4.500 euros a cada uno por unos presuntos delitos de usurpación de funciones públicas y cohecho pasivo.

¿Cuánto pide la Asociación de Policía Municipal Unificada de Madrid? Pues 11 años para Francisco Nicolás… ¿La abogacía del estado? La que menos pide: 21 meses de cárcel y una multa. ¿El Ayuntamiento de Madrid? 3 años y medio de prisión… Aún siendo optimistas, Francisco Nicolás, en caso de perder el juicio, tiene motivos para estar preocupado.

Los delitos de los que se le acusan, habrían ocurrido, presuntamente, en agosto de 2014, cuando el joven contactó con el empresario Jorge Cosmen para concertar una reunión en la que él se hacía pasar por un representante de la Casa Real y de la Vicepresidenta del Gobierno de aquel entonces. Francisco Nicolás, presuntamente, llegó a prometerle a Cosmen que acudiría una figura importante de la Casa Real (cosa que, evidentemente, no ocurrió).

Gómez Iglesias, presuntamente, organizó el encuentro y contactó con los policías municipales para poder llegar escoltado al restaurante en el que se había dado cita con el empresario.

Alquiló vehículos de muy alta gama y se dispuso a montar un falso operativo del Estado para el que llegó a falsificar acreditaciones del Ministerio de Interior, según ha podido recoger la Fiscalía.

En la comitiva, según el informe de la Fiscalía, no faltaba de nada: agentes armados y con pinganillo; sirenas y policía Municipal, como si de un alto cargo del estado se tratase… solo que no lo era.

Esta es una de las causas abiertas que más se le ha ‘resistido’ al ‘Pequeño Nicolás’ ya que, muchas otras de las que fue acumulando estos años, han sido archivadas, cosa que él ha procurado publicitar a lo largo y ancho de las redes sociales.

La última denuncia de la que fue absuelto, fue la referida a las presuntas injurias y calumnias proferidas al Centro Nacional de Inteligencia (CNI)… y, a todo esto, Francisco Nicolás ya tiene un partido con el que pretende presentarse a las elecciones europeas. ¿No os parece todo bastante descabellado?

A vosotros, ¿qué os ha parecido este caso? ¿Pensáis que este hombre es ‘un genio’ o un ‘»añadir adjetivo menos amable»‘? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).