Eran tiempos dorados para James Charles. Este joven de 19 años ya se encontraba entre los 150 youtubers más influyentes. En total ya había conseguido reunir a 16 millones de seguidores que esperaban atentos a su contenido sobre maquillaje, estética y consejos varios.

O al menos así era este pasado 7 de mayo. Ahora, aunque su Instagram sigue más o menos estable con 15 millones y medio de seguidores, su cuenta de Youtube es la que se ha visto más afectada, habiendo perdido un total de 3 millones de suscriptores en 10 días, estrenando un nuevo récord.

Y lo que muchos desentendidos (entre los que nos incluíamos hasta que hemos estudiado un poco) se han preguntado ha sido: ¿Qué ha pachado aquí?

Pues bien, todo viene de que por lo visto James no es de los que recuerdan de dónde vienen, o al menos es lo que declaró Tati Westbrook, la más que reconocida mentora del joven, quien también es estilista e influencer. 

El testimonio de Tati dura un total de 43 minutos y acumula ya más de 45 millones de visionados, todo lleno de drama, con el título «Bye Sister». En el vídeo se ve como poco a poco va desguazando socialmente al chaval, el cual lo ha tenido difícil para defenderse.

Aunque muchas de las cosas de las que habla la influencer son dilemas morales del joven, la razón del desencanto de ésta no es otra que sus negocios. Y es que durante el festival de Coachella, James cometió lo que parece ser una grave deslealtad comercial.

Charles declaró que no se encontraba protegido por la falta de personal de seguridad durante el festival, cuando una marca de cuidados estéticos llamada SugarBearHair,  decidió prestar su ayuda ante la situación, y en agradecimiento, el influencer lo comentó en sus redes sociales, haciendo buena imagen de la marca.

Y resulta que dicha marca no es otra que la competencia directa de su hasta entonces amiga y mentora Tati, y a la que además promociona Charles por contrato: Halo Beauty.

Pero aquí no queda todo, y es que dispuesta a hundir por completo a James, Tati afirma también que el joven utilizaba sus influencias y poder para persuadir a hombres heterosexuales de que tuvieran relaciones con él, y hay quienes le han dado veracidad a esto en forma de confirmación.

Al día siguiente ya se podía ver circulando por las redes el vídeo de disculpa del youtuber, pero parece ser que por ahora no ha servido de mucho, y la legión ahora es la que espera expectante a que acabe por hundirse.

Lo que parece que no entiende el joven es que con el vídeo sólo ha logrado alimentar a la masa que se mueve por puro morbo, y que simplemente disfrutará viendo una «estrella» caer de golpe.

¿Qué te ha parecido este artículo? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: El Diario