Esta última temporada ha servido para sembrar la discordia entre todos los seguidores de Juego de Tronos, y es que, locuras en el guion y en los arcos de personajes aparte, han tenido más fallos de los que ya nos tenían acostumbrados.

¿Qué les ha pasado?

Cada capítulo que ha pasado, los defensores se han visto reducidos, y los que quedan esperan la llegada del último episodio con el miedo a tener que tragarse sus palabras.

Así que, para los que estáis haciendo la lista de cagadas en la serie para quejaros a gusto, os dejamos aquí unas cuantas que irán directas a vuestro TOP.

1Una mano que crece milagrosamente.

En un emotivo momento del último capítulo emitido, Jaime compartía un último abrazo con Cersei, y aunque todo parecía normal, hubo un pequeño detalle que pilló a muchos por sorpresa.

De pronto parecía que el personaje había recuperado su mano de forma mágica. Por si queda alguna duda, ahí la tienes, en el círculo rojo. Toma ya.

2El extraño café en vaso de plástico

Todavía no se ha cortado la cabeza (que sepamos, que con cómo están las cosas ahora por allí…) de quien dejó un vaso de Sturbuck «sin querer» (porque seguro que no es cosa de una campaña ni nada de eso) pero ya ha transcendido para el recuerdo como uno de los peores fallos de la serie.

3El Sicansíos.

Normalmente los que ven la serie doblada al castellano deben lidiar con comentarios del tipo de «Es que hay muchas cosas que se pierden al traducirlas», pero en el tercer capítulo de la última temporada fue más bien al revés.

Y es que en el momento en el que para ayudar a Daenerys en el vuelo de sus dragones, Davos levanta un par de antorchas como si fuese una pista de aterrizaje, moviendo los brazos mientras gritaba “She can’t see us!” (“¡Ella no nos puede ver!”). En el doblaje al español nos encontramos con una pequeña sorpresa, que no olvidaremos jamás.

Y es que al más puro estilo de el príncipe gitano, la frase se debió transcribir de oídas en lugar de traducirla, y el personaje termina inventando una palabra que se ha convertido el leyenda para muchos.

4La espada de goma valyria.

Por lo general ya sabemos que todo lo que hay delante de las cámaras es de mentira, pero confiamos en que son lo suficientemente listos y disimulados como para que no nos demos cuenta de que nos mienten constantemente, y así podamos «entrar en la serie».

Tal vez sea por eso que el momento de la espada blandengue de Snow nos sacó a todos por un momento, pero bueno, aquí todo se aprovecha, como en la cocina, y es que los memes son las croquetas de internet, se pueden apañar con todo.

5Siempre con energía.

Que sí, que en el mundo de Juego de Tronos no había un gran desarrollo tecnológico, o quizá no al menos en su época. La cuestión es que cualquiera diría que hay un auténtico viajero en el tiempo, al menos luego de haber visto lo que parecía un cargador de portátil.

¿Será que en realidad sí que estaban haciendo una colaboración con Westworld y esto era una pista?

Debajo de la pierna derecha de Stannis sobresale el cable y el cargador de un ordenador portátil.

6El collar de homeopatía.

Vale, lo bonito de escribir una historia es verlo que funciona como un juego. Lo primero es establecer unas reglas para que todo actúe y fluya en consecuencia a ellas, y así es como los espectadores luego pueden hacer sus teorías, más o menos acertadas, al mismo tiempo que sienten posibles anticipaciones.

Pues bien, una de las reglas de Juego de Tronos era que si esta señora se quitaba su collar moriría. Pues aquí la teníais, en el primer capítulo de la sexta temporada. Y la seguíamos teniendo pululando hasta el principio de la octava.

Pero es que claro, si te bañas con collares, se oxidan y te dejan el cuello verde, y no es plan…

7El extra en vaqueros

¿Qué queréis que os diga? Era el primer capítulo de la serie y se les permitían más cosas… Hoy, ni un café se pueden echar.

¿Qué otros errores recuerdas de la serie? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: El País