Las cárceles, por lo general, no son lugares demasiado agradables. Son instituciones completamente aislados del resto de la sociedad en el que cumplen condena personas que, en principio, han cometido delitos que puede ir desde el robo de un bolso, hasta el asesinato. Es verdad que, en cada país, las cárceles son diferentes pero, por lo general, el común de la sociedad desconoce bastante el funcionamiento de las mismas. ¿Cómo se vive ahí dentro? ¿Cómo lo hacen los presos para no volverse locos?

El protagonista de nuestra historia de hoy es un hondureño conocido en las redes sociales como Jem-k y que lleva ya casi 10 años en prisión. Este hombre ha pasado muchísimo tiempo reflexionando sobre sus errores y, en la actualidad, lo único que quiere es volver a una ‘vida normal’ y honrada. ¿Cómo lo sabemos? Pues gracias a los vídeos que comparte en su canal de Youtube.

Lo cierto es que, desde que empezó a compartir sus vídeos, su popularidad le cayó de forma casi inmediata y, en la actualidad, disfruta de casi medio millón de suscriptores y decenas de miles de visitas en cada uno de los vídeos que sube.

«Jem-K un preso en el mundo real» es el nombre que este señor de 35 años tiene en sus redes sociales y lo cierto es que no engaña: su objetivo es llevar a la vida ‘común’ del resto de los mortales algunas de las experiencias que se viven detrás de las rejas.

En la actualidad, forma parte de un proyecto en una cárcel de los Estados Unidos en el que se le permite grabar este tipo de vídeos. Al principio, estuvo en una prisión de máxima seguridad y ahora, gracias a su buena conducta, podría estar a un paso de la libertad.

Su objetivo principal con los vídeos es el de enseñar a la gente que está fuera lo que supone estar dentro: «Ya que tengo esta oportunidad, el mensaje que quiero llevar al mundo es que no vengan para acá. Que haga lo que haga usted, si es malo, este va a ser el resultado final, la cárcel o la muerte», explicaba en uno de sus vídeos.

Confiesa a sus seguidores que, a pesar de que, en los vídeos, pueda parecer una persona feliz, no lo es en absoluto: «no es nada más el encierro, es el trauma psicológico que te provoca esta gente. La cárcel que más te perjudica es mental, es el trato, te tratan como perro».

Puede grabar todos sus vídeos a través de un teléfono móvil que se le ha proporcionado en la prisión y a través del cual puede comunicarse también con su familia, a la que le promete un ‘pronto encuentro’.

Su paso por la prisión, según él mismo relata, se debe a un robo: «Es un crimen que no me enorgullece, me da vergüenza decir que soy un convicto, solo que quede claro que no he matado, no he violado, no he hecho daño, solo que quise tener lo que no era para mí y fue un robo, estas son las consecuencias».

«Me da vergüenza porque en mi casa me enseñaron valores y yo falté a esos valores, me enseñaron a trabajar y yo falté a todo eso, y por eso estoy pagando conscientemente», confesaba Jem-k.

Pero, a pesar de todo lo que tendrá que arrastrar el resto de su vida, cree que la mejor forma de redimirse es esta: «Mi nombre quedará sucio para siempre, pero me siento con la madurez para ser mejor persona, para limpiar mi integridad».

Su discurso ha llegado a muchísimas personas gracias a su intensidad y sinceridad: «Cometí un error, lo siento a mi corazón. Me convertí en un hombre fuerte, y los errores de mi inmadurez me trajeron a este lugar, pero esos errores se van a quedar aquí».

«Quiero salir siendo un hombre de bien, que aprovechó todo este tiempo para desarrollarse como ser humano, y demostrarme que sí se puede cambiar. No me justifico pero lo que quiero es ganarme un lugar en la sociedad haciendo las cosas bien», explicaba en otro de sus vídeos.

En la actualidad cuenta ya con más de 25 millones de visualizaciones y lo cierto es que, a pesar de su contexto, hacen falta más mensajes así de positivos: «Aprendí que hay mucha gente libre pero está presa, en enfermedades, en odio, en cualquier tipo de cosa. Hay gente más presa que yo que estoy detrás de estas barras».

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).