21 años es lo que ha tenido que esperar Cañita Brava para poder recuperar las seis mil pesetas de whisky que le debían. Esto que, para el resto de España, no era más que una ‘coletilla graciosa’, para él había supuesto un verdadero escollo en su economía a lo largo de estas más de dos décadas.

La noticia saltó esta misma semana cuando, en la red social del pajarito azul, surgió un hashtag que lo cambió todo: #6000pesetasdeJB. La intención de J&B era la de zanjar, de una vez por todas, una de las deudas más famosas del mundo con motivo del día mundial del whisky.

J&B, en un acto de infinito altruismo, pagó en efectivo las 6.000 pesetas de whisky que tantos dolores de cabeza le había dado a este artista tan mítico en la cultura española, marcando así un antes y un después en el mundo de la cultura popular de nuestro país.

En una entrevista que hemos conseguido en exclusiva con el señor Brava, nos confesaba, emocionado, que “Es una catrofe, por no llamarlo alcatrofe. AL-CA-TRO-FE. Afirmaba que el origen de dicha deuda residía en que “yo no sé cómo hay tanta gente de geta y de cara y morros”.

También pudimos preguntarle por cómo le había afectado una deuda tan grande a su vida cotidiana: “Yo no me recelo por nada del mundo, ni tengo complejos de nada del mundo. Yo miro por el mismo recelo”, explicaba visiblemente molesto.

Brava, además, nos confesó en primicia en qué se gastaría el dinero ingresado por J&B que acababa de recuperar: “Tiene que ser hornesto, que significa hosneto. Es decir, si yo digo un refrán ‘nanai nadachina’ y, por eso, creo que los de J&B, han sido muy hosnetos conmigo’”, sentenciaba.

ACTUALIZADO

Según informaciones que nos han llegado hace pocos minutos a la redacción, Cañita Brava ya vuelve a estar pendiente de cobrar una deuda, en este caso, de doce mil pesetas de pipas. Por lo visto, eso de regentar un bar es todo un dolor de cabeza. Seguiremos actualizando la noticia a medida que avanza la jornada.