Marvel está en su época de máximo esplendor. Con el estreno de Avengers: Endgame, la Casa de la Ideas ha tocado el cielo en lo que a espectacularidad se refiere. Han marcado un hito histórico que se estudiará en las facultades de cine (y de marketing, y de sociología…). Pero es que claro, llegar a ese punto requiere del pago de un gran precio.

Ya no se trata solo de la gran inversión en temas de efectos visuales, localizaciones espectaculares o campañas de marketing sin parangón; el reto que han tenido los actores y actrices por delante ha sido brutal. A nivel interpretativo tenían que estar a la altura pero, teniendo en cuenta que están interpretando a superhéroes, su físico tiene que estar a la altura.

Las estrellas de Hollywood tienen que seguir unos estrictos regímenes de entrenamiento físico para poder lucir cómo lucen los héroes en los cómics. Cuerpos tonificados, músculos definidos y siluetas envidiables, el resultado final del arduo trabajo salió a la luz recientemente gracias al estreno de la última cinta de Los Vengadores.

Scarlett Johansson (34) fue una de las que físicamente se implicó más en su preparación. La Viuda Negra, de la mano de su entrenador Eric Johnson, se preparó como si fuese a competir en un torneo de MMA, combinando ejercicios pliométricos, yoga, levantamiento de pesas y gimnasia.

«Nuestra inspiración para esta versión de Viuda Negra fue Linda Hamilton en Terminator 2», explicó Johnson a la revista Harper’s Bazaar. En lo que se refiere al tema de los alimentos, solo consumía aquellos que eran ricos en carbohidratos y bajos en grasa.

Utilizó el método del ‘ayuno intermitente’: ayunó durante un mínimo de 12 horas todos los días, pero dependiendo de los tiempos de filmación, a veces se prolongó hasta las 15 horas. Este proceso lo repitieron de forma diaria a lo largo de un año entero.

Chris Hemsworth (35), por su parte, siempre ha lucido una buena musculatura. Entrenó con mucha intensidad para esta última cinta. ¿Qué método utilizó? El australiano practicó (y, de hecho, practica de forma habitual) el famoso entrenamiento de intervalos de alta intensidad, o comúnmente llamado HIIT, y el HIRT (entrenamiento de resistencia de alta intensidad, según sus siglas en inglés).

Para prepararse para Thor, Hemsworth tuvo que elevar el número de sesiones que hacía a la semana (las cuales nunca superaban la hora). Básicamente hace un levantamiento de pesas con una división clásica por día: pecho y bíceps, espalda y tríceps, y piernas y hombros. Todo esto era complementado con clases de boxeo.

La dieta es la clásica de 3500 calorías repartidas en 5 comidas a lo largo del día. Los alimentos son: carne roja, verduras, arroz al vapor, cebada, frutas, legumbres, pastas integrales y panes.

Brie Larson (29), la última en llegar, se sometió a las órdenes del entrenador de celebridades, Jason Walsh, a lo largo de nueve meses para estar lista. El entrenamiento fue bastante duro pero, al final, la ganadora del Oscar fue capaz de levantar 100 kilos en peso muerto y 180 en hip thrusts… cosa que no es ninguna tontería.

View this post on Instagram

275lbs —> @whatsgabycookin 🍪

A post shared by Brie (@brielarson) on

Ella compartió varios de sus entrenamientos en las redes sociales y, si uno nos impactó especialmente, fue el en que la vemos empujando a un maldito Jeep… brutal.

Chris Evans, el Capitán América, siguió un entrenamiento muy parecido ya que su entrenador, Simon Waterson, es el mismo que preparó a Jake Gyllenhaal para El príncipe de Persia y a Daniel Craig para James Bond.

Solo descansaba los domingos y, cada día, entrenaba un grupo muscular específico. Con esto, consiguió aumentar casi 10 kilos de pura masa muscular. Además, redujo hasta un 5 por ciento de grasa corporal… todo esto en cuatro meses.

«Fue lo peor de mi transformación. Estaba constantemente ingiriendo comida, era horrible. Llegas a ese punto en el que quieres parar, pero tienes que seguir comiendo para intentar ganar más músculo».

A vosotros, ¿qué os han parecido estos entrenamientos? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).