Dormir, por lo general, es el momento más placentero del día. Dejar de lado todo el estrés de la jornada y dejar que nuestro cuerpo se relaje es algo con lo que soñamos despiertos el resto del día. ¿Es todo tan positivo? Pues lo cierto es que no.

Irse a dormir no es siempre sinónimo de dormir. Hay muchos elementos que pueden ‘aguarnos el sueño’ y hacer que, lo que debería ser un momento placentero, se convierta en una auténtica pesadilla.



Por ello y gracias a Genial, hoy os traemos unos cuantos consejos que pueden seros de utilidad si, en algún momento, no podéis conciliar el sueño:

1Nada de 8 cafés al día

Esto es fundamental si queremos dormir mejor: dejar de tomar café como si no hubiera un mañana, sobre todo a altas horas de la noche. Tampoco te pongas a mirar el móvil en la cama antes de dormir y, a poder ser, antes de cenar, ve al gimnasio y cánsate bastante.

2El tema de los ronquidos

Lo principal es evitar el alcohol, ya que se quedará en nuestra sangre, acelerando nuestro metabolismo justo cuando queremos lo contrario. Luego está el tema de que, para dejar de roncar, lo mejor es poner la cabeza de lado encima de la almohada y ambas manos debajo.

3Para los dolores de cuello




Las almohadas de látex pueden ser tu mejor alternativa, aunque lo primordial es cambiar la almohada cada dos años.

4¿No puedes dormir seguido?




En este caso, el tema del alcohol vuelve a ser un punto clave en todo esto. Si lo bebes antes de dormir, lo más probable es que no puedas pegar ojo en toda la noche. Para evitar despertarte, también es fundamental que la temperatura de la habitación esté entre los 20-22 grados, ya que si hace más frío o más calor, lo más probable es que la incomodidad nos lleve a despertarnos.

5Ardor estomacal

Estirarse y que el estómago no nos deje en paz puede ser bastante común y molesto. Evidentemente, si esto es persistente, lo mejor es ir al médico. Pero si es algo casual, lo mejor es dormir del lado izquierdo y con la almohada ladeada.

6¿Dolor de hombros?

En ese caso, para no cargar más los hombros, lo mejor es dormir boca arriba y abrazando una almohada con mucha pasión (y así, de paso no nos sentiremos tan solos).



7Cuando se nos pegan las sábanas

Aquí la clave es entrar en una rutina y no salir de ella. Si te despiertas cada día a una misma hora, hazlo también los fines de semana.

8Calambres y espasmos musculares

Eso de estar estirados y que, de la nada, empecemos a sentir dolores que podrían ser equivalentes a un exorcismo, es bastante habitual. Aquí lo único que podemos hacer es masajearnos la zona hasta que se nos pase.

9Los molestos dolores de espalda

Aquí lo mejor es recrear la posición que veis en la imagen de más arriba. De esta forma lo que conseguiremos es relajar la espalda y colocarla de una posición en la que no tenga ningún tipo de contracción. Probadlo y veréis lo efectivo que es.




A vosotros, ¿Qué os han parecido estos consejos? ¿Habéis probado alguno? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).