Las redes sociales, para sorpresa de nadie, son un mentira. La mayoría de cosas que vemos en Instagram o redes sociales similares son falsedades o realidades a medias. Antes de subir una imagen, aparte de escoger exactamente la que queremos subir, podemos modificarla de miles de formas… ¿qué es la verdad, entonces?

Para que veáis mejor a lo que nos referimos, aquí os traemos unos cuantos ejemplos:

1Bastante más barato

Ir a París, como está la cosa, puede ser bastante caro. La mejor opción, en ese caso, es pagarle a alguien por una rápida sesión de Photoshop, como podéis ver en este caso.

2Una cuestión de actitud

Si es que, al final, lo del maquillaje es lo menos importante: la clave está en creérselo y ya (y esconder un poco la papada, claro).

3Ni Lele Pons se salva

Esta es una de las personalidades del momento y, como podéis ver, hasta a ella la naturaleza le juega malas pasadas.

4Uno de los youtubers más polémicos

Este señor se ha obsesionado con acumular la mayor cantidad de polémicas posibles a su espalda. Eso sí: siempre ha intentado ser muy transparente con todo lo que hay ‘detrás’ de Internet y esta foto es una muestra de ello.





5Basta de tanta foto

Eso de sacarle fotos a los platos que nos vamos a comer es bastante cansino ya… lo mejor es que nos lo comamos y punto sin tanta tontería.

6El momento exacto

Estornudar es toda una faena con un final completamente inevitable. No hay nadie que estornude y no tenga, durante al menos unos segundos, cara de tonto.

7Nadie va así por casa

Si miramos Instagram, parece que todo el mundo vaya dando saltitos de alegría por su casa… pero es que esto no podría estar más alejado de la verdad.

8Para qué nos vamos a engañar…





Estando a menos diez grados, lo último que te puedes esperar es salir así y no helarte por completo. Para la foto vale, pero luego…

9Las dos caras del deporte en Internet

La que es todo postureo para sacar una foto, y la de verdad, la que busca ser práctica y no quedar bien.

10Así comemos todos en casa

Nadie come en su casa como si estuviese posando para una revista, por mucho que queramos engañar a nuestros seguidores.

11A no ser que trabajes para El Circo del Sol…

Esto es lo que hay. Más suerte con el Pilates.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿Os ha pasado alguna vez algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios.



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).