Hablar de Mara Wilson es hablar, sin ningún tipo de dudas, de una de las actrices más queridas y representativas de lo que fueron los años 90 (aish, que gran década…). Protagonizó varias películas infantiles que han pasado a la historia del cine, sobre todo una en particular de la que hablaremos un poquito más adelante.

Mara nació el 24 de julio de 1987 en la bulliciosa ciudad de Los Ángeles, en el seno de una familia que, a priori, podría considerarse ‘completamente normal’. No tardó mucho en hacer su debut en el mundo del séptimo arte: a los cinco años ya pudimos verla en la comedia ‘Señora Doubtfire’, interpretando a la pequeña de la familia.

Solo pasó un año más hasta que pudimos verla en la cinta ‘Milagro en la ciudad’, la cual no fue un éxito en ningún aspecto a pesar de que los críticos alabaron el trabajo de Mara en la gran pantalla.

Su carrera siguió por buen camino y pudimos verla como un personaje recurrente en la serie de televisión ‘Melrose Place’, dando vida a Petrova. También pudimos verla como Bárbara Barton en la TvMovie ‘A Time to Heal’.

Con tan solo ocho años de edad, se llevó el premio ‘ShoWest Award’, el cual le garantizó el papel protagónico en la película ‘Matilda’, la cual fue estrenada un año más tarde, en 1996.

De aquí fue a parar a producciones como ‘A Simple Wish’ (1997), ‘Balloon Farm’ (1999) y ‘Thomas and the Magic Railroad’ (2000)… pero esos no fueron unos años precisamente alegres para Mara.

Durante el rodaje de ‘Matilda’, su madre murió debido a un cáncer fulminante. Eso sí, en lo profesional estaba triunfando: obtuvo un ‘Young Artist Award’ por su papel en ‘A Simple Wish’ y un ‘Young Star Award’ por ‘Matilda’.





A finales de los 90, Mara decidió centrarse de forma definitiva en sus estudios y aparcar su carrera en el mundo del cine… por un tiempo bastante prolongado, la verdad.

No fue hasta 2012 que la volveríamos a ver en algunas pequeñas producciones como ‘Missed Connection’ y ‘That Guy With The Glasses’. Desde 2013 tiene un papel recurrente en el pódcast ‘Welcome to Night Vale’ y, al parecer, este nuevo estilo de vida le resulta de lo más cómodo.

En la actualidad, se dedica a dar conferencias explicando lo que supone ser una ‘niña prodigio’ en una industria como la de Hollywood. En su libro ‘Where am I now? True Stories of Girlhood and Accidental Fame’ (¿Dónde estoy ahora?: Historias verdaderas sobre ser una chica y la fama accidental, en español, por si no había quedado claro) explica que lo fundamental para ser un niño o niña prodigio es tener un correcto apoyo familiar.

En 2016, también dio de qué hablar al confesar su orientación sexual en Twitter: «Solía identificarme como heterosexual, pero en los últimos tiempos he empezado a considerarme bisexual».





¿Volveremos a verla alguna vez en un papel como el de Matilda? Tendremos que tener paciencia.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la carrera y la vida de esta actriz? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).