El mundo de la lucha está más de actualidad que nunca. Hace unos tres años, nuestra sociedad tenía que empezar a afrontarse a los llamados ‘combates del siglo’. Todo comenzó cuando Floyd Mayweather y Manny Pacquiao se subieron al ring para darse de lo lindo y, a partir de ahí, se abrió un grifo que, a día de hoy, sigue vertiendo agua.

Más recientemente tuvimos el caso de Connor McGregor contra el imbatible Mayweather y hasta hemos podido ver a dos youtubers repartiéndose estopa con tal de conseguir unos cuantos seguidores.

Dentro de este no parar de ganchos de izquierda, hace un mes, os anunciábamos que el Hulk brasileño había retado a un ‘combate a muerte’ al Hulk iraní, ambos estrellas surgidas de sus respectivas cuentas en Instagram.

La cosa estaba bastante tensa y ambos ‘culturistas’ se habían puesto a disposición del otro para enfundarse los guantes de boxeo. Pero es que, pasado el tiempo y sin haber tenido nuevas noticias, al fin nos llega un poco de luz.

Sajad Gharibi, más conocido como el Hulk iraní, confirmó de una vez por todas que dará el salto: próximamente hará su debut en las Artes Marciales Mixtas ( MMA, por sus siglas en inglés) frente a ‘un luchador brasileño’ del que se desconoce el nombre.

«Antes del 2020, tendré mi primera pelea profesional contra un luchador de Brasil. Más información se irá dando a conocer a través de los medios internacionales», explicaba Sajad a su casi medio millón de seguidores en Instagram.

Para refrescaros un poco la memoria, solo recordad que este señor mide 1,85 de altura y pesa 180 kilos de músculo (y alguna otra cosa más). También hay que destacar que no tiene ningún tipo de experiencia en el MMA y, si quieres estar preparado antes de diciembre, tendrá que darse prisa.



A pesar de que Gharibi no dijo el nombre de su oponente,  algunos medios ya especulan con que podría ser Romario dos Santos Alves, de 29 años, también conocido como el Hulk brasileño con el que, hace un tiempo, ya había tenido un cruce de ‘amenazas’.

Sajad ya ha compartido alguna vez su ‘método’ para tener el tamaño que tiene: «Hago cinco comidas al día, ingiero muchas proteínas y casi no tomo azúcar. En cuanto a los carbohidratos, los consumo en cantidades razonables». A todo esto, hay que sumar los ejercicios propios de alguien que quiere ganar mucho músculo.

Este señor no era nadie en las redes sociales hasta hace un año, cuando se abrió su cuenta en Instagram y alguien lo compartió diciendo que se parecía a Hulk. A partir de ahí, la fama le vino como un tsunami.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este combate? ¿Creéis que podría ser capaz de ofrecer una lucha decente? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).