Vamos a entendernos rápido: esto no se trata de «arreglarse», aquí nadie está estropeada. Esto no es para esconderse, sino para demostrar que todo el mundo puede verse como quiera, sin necesidad de sentirse mal.

Las manchas en la piel, el acné, las cicatrices y quemaduras sólo son algo que está ahí pero no dicen quién es nadie, y a veces una simplemente quiere ver su cara de forma diferente.

El maquillaje está ahí como arte, como fuente de fuerza cuando hace falta, y como señal de que todo el mundo puede ser como quiera ser.

Es por eso que hoy os traemos una galería de chicas que antes de ponerse en manos de un profesional, se sentían inseguras con su aspecto, pero que al verse después transmiten toda la confianza del mundo.

Sí, el maquillaje es espectacular, pero sobre todo fijaos en cómo su expresión marca en el después lo seguras que se sienten.

1Su mirada cambió totalmente.

Es curioso cómo resalta la mirada cuando quitas color de los labios. El secreto de este look es centrar toda la atención en la mirada de la chica.

2La combinación perfecta.

Unas buenas cejas siempre son clave.

3El diablo está en los detalles.

Un mal descanso no le hace bien a nadie, pero una vez cubiertas las ojeras, es hora de hacerse cosas interesantes, como el detalle plateado del labio o el iluminador fuerte en el lagrimal. ¡Qué buena idea!

4La idea es potenciarse al máximo.

5

Esconderse tras un gran maquillaje, a menos que se quiera interpretar un papel es un error, lo mejor es potenciar los rasgos propios.

6La importancia de un buen diseño de cejas.

Unas buenas cejas naturales pueden ser maravillosas, pero nunca subestimes el diseño de un profesional.

7Sencillo, pero trabajado.

Las cosas que parecen más sencillas suelen ser las que están mejor hechas. No te engañes: no son pocos los pasos que se han dado para llegar hasta aquí.

8Una nueva oportunidad.

Hay quien incluso no puede contener la ilusión de verse diferente.

9Una gemela perdida de Kim Kardashian.

Solo podía quedar de una manera: GENIAL.

10La que es guapa, da igual lo que se haga.

Pero lo dicho, la idea es disfrutar de un cambio.

11El estilo Glam también es bienvenido.

Diva se hace, ¿o se nace?

12Las imperfecciones no son nada:

Como dijimos desde el principio, el secreto está en la base, bueno, y en los correctores.

13Radiante.

No es fácil encontrar el tono perfecto, pero cuando se encuentra, se encuentra.

14Un poco de fantasía.

Un buen iluminador y un foco bien puesto pueden marcar una gran diferencia.

15WOW.

Y así es cómo se pasa de mirada de presa a aspecto de cazadora.

16No tiene por qué ser natural.

Simplemente puedes decidir ver hasta dónde llega.

17Lo importante es amarse uno mismo.

Y recibir un empujoncito de vez en cuando para recuperar la confianza.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Pondrías tu cara en manos de un maquillador profesional? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Brightside