En nuestro día a día, es bastante habitual que nos enfrentemos a situaciones que son de lo más incómodas: quedarte mucho rato encerrado con tu vecino en el ascensor y no tener nada de lo que hablar; cruzarte con un compañero del cole por la calle y que te salude de forma muy efusiva; podríamos estar horas y horas poniendo ejemplos… y, de hecho, lo haremos, solo que de una forma algo diferente.

Aquí os mostramos unas cuantas situaciones incómodas con un ligero giro: qué pasaría si, en esas situaciones, dijésemos la verdad; lo que realmente pensamos. GENIAL nos lo enseña con estas ‘geniales’ ilustraciones:

1¿Para qué mentir…?

Lo cierto es que, por más que sea un juicio, si hay una atracción tan evidente… es complicado aguantarse (a decirlo, claro).

2Esas fotos de Instagram tan profundas…

Por lo general, lo que esconden son cosas como una vida muy anodina o la voluntad de que nuestra rutina parezca más emocionante de lo que realmente es.

3Para qué nos vamos a engañar…

Lo cierto es que, en la mayoría de entrevistas, lo que tenemos es ganas de dejar bastante claro que lo que necesitamos es el dinero… y poco más; si fuese por nosotros, simplemente cobraríamos por estar en el sofá tirados.

4La verdad detrás de la publicidad

Lo cierto es que los productos milagro no existen y que, en la gran mayoría de casos, lo que hay detrás son una incontable cantidad de horas de maquillaje y Photoshop.

5Da igual la cantidad de títulos que tengas

Al final, por muchos diplomas que acumules, lo más probable es que tengas que coger un avión e irte a Alemania a trabajar de camarero.

6Esas citas incómodas que todos queremos evitar

A lo largo de nuestras vidas, hemos desarrollado un montonazo de excusas para este tipo de situaciones… pero la verdad es la verdad; ahí no hay nada que hacer.

7Arte abstracto

Lo cierto es que, con este tipo de arte, la mayoría de nosotros se queda bastante desconcertado… aunque, por lo general, nos hacemos los expertos (eso de quedar bien es una cosa que nos puede).

8Las ventas ya no serían lo mismo

 

Cuando pierdes la capacidad de engañar (u ocultar la verdad) a tus clientes, lo más probable es que acabes por quebrar tu empresa.

9La verdad de las peleas

Compartir tu vida con alguien puede ser complicado y, por mucho que haya discusiones, si hay amor, lo más probable es que las cosas se arreglen. Eso sí: el mal trago hay que pasarlo sí o sí. Recordad que las cicatrices no significan que estés roto; significa que te has reparado.

10Estafadores

La verdad es que hay poco que añadir respecto a estos charlatanes.

11A todos nos ha pasado

Ese momento incómodo en el que te das cuenta de que, si te compras esos zapatos, no comes caliente el resto del mes.

12No nos engañemos

Pudiendo jugar a la Play, para qué vas a querer montar una fiesta horrible…

13¿Es necesaria otra motivación?

En según qué trabajos, este tipo de pensamientos son inevitables.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas situaciones? ¿os habéis sentido identificados con alguna? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).