Hacerse un flequillo es un momento terrorífico. Por lo general, cuando lo hacemos, es porque tenemos una melena muy larga y queremos dejarnos un bonito marco de pelo en la cara. Pero es que claro, tener el pelo así de largo implica una cantidad de tiempo muy considerable y, si al cortar el flequillo, la liamos, no hay vuelta atrás.

Nos exponemos a la perdición absoluta; es tirar una moneda al aire y arriesgarnos a parecer unos psicópatas durante unos cuantos meses (¿hay una forma más clara de parecer un puto loco que con el flequillo mal cortado?).

Para que veáis el desastre que puede suponer, aquí os dejamos unos cuantos ejemplos de personas que, por querer cortarse el flequillo ellas solas, acabaron cometiendo un brutal delito ‘pelicida’:

1El pelo le llegaba casi hasta la cintura

Y decidió que quería, al menos por la parte de delante, tenerlo más corto en forma de flequillo… pero pasando de ir a una peluquería; este es el resultado.

2Con lo bonito que lo tenía…

Y ahora parece que se haya cortado el pelo con un mechero. Una historia demasiado triste, la verdad.

3Parecía que sabía

Con tanta parafernalia, cabía esperar que supiese lo que estaba haciendo… pero es que claro, cuando vemos el resultado final, entendemos que haya salido corriendo a comprarse una peluca.

4¿Qué estaba intentando?

Es verdad que, en las anteriores imágenes, aún parecía que sabían lo que estaban haciendo, pero es que aquí… es un auténtico despropósito desde el principio.

5Vaya desastre

Un pelo tan liso y brillante para acabar en esto…

6Aquí aún hay algo de solución

Lo mejor es que lo deje así y se vaya corriendo a una peluquería a que se lo arreglen (si es que se puede, claro).

7Aquí sí está perdida

Demasiado corto como para arreglarlo.

8Nuevamente:

¿En qué demonios estaba pensando?

9Aquí hay que hacer una pregunta también:

¿De verdad pensaba hacerse un flequillo con tan solo cuatro pelos?

10Si un flequillo no es denso…

Lo cierto es que, por muy bien que lo hagas, el resultado va a ser bastante cuestionable (demasiado en algunos casos, diría yo).

11Su cara lo dice todo

Vas a tener que pasar muchos meses de espera antes de poder volverte a peinar a gusto.

12La cosa aquí esta muy clara:

La única solución es fuego y en cantidades.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos desastres capilares? ¿Pensáis que tienen solución? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).