Vivimos en una sociedad que, en muchas ocasiones, se obsesiona por llenarnos de complejos a cada uno de los pasos que damos. Si llevamos la ropa larga, deberíamos llevarla más corta; si la llevamos demasiado corta, deberíamos llevarla bastante más larga. ¿Qué pasa con nuestro peso? ¿Con nuestro color de piel? ¿Con lo buenos que son los stories que subimos en nuestro Instagram?

Lo cierto es que son demasiadas cosas que no nos hacen felices y, por eso, lo mejor es empezar a mandarlo todo a la mi… a empezar a pasar de todo, por decirlo suavemente. ¿Por dónde podemos empezar? ¿Tenéis canas y no os gustan? A ver si cambiáis de opinión:

1Canas de boda

Las canas no fueron suficientes para detener el amor entre estos dos.

2¿Es Anna Simón?

Es como si la presentadora de Zapeando se hubiese puesto una peluca de señora mayor.

3Y no le quitan la sonrisa

El terror injustificado que sentimos por la llegada de la nieve a nuestras cabezas no le roba la felicidad.

4Unas trenzas de plata

Con las que podría saltar por la ventana si quisiera.




5Su cara brilla

Casi tanto como las mechas platino de su cabeza.

6En la parte del flequillo

Nos recuerda a una de las X-Men… ¿Cíclope, puede ser? ¿Lobezno?…Mmmm…

7Solo en la cima




Ella empezó tiñéndose el pelo y estuvo así durante bastantes años… hasta que decidió que pasaba por completo de gastar más dinero en algo tan innecesario.

8¿Digna heredera de los Targaryen?

Lo que podemos ver es que a la Madre de Dragones le ha salido una digna competidora.

9¡Vivan los rulos plateados!

¿No todo iban a ser melenas lisas, no?

10El puntito no despista




Lo que se puede percibir en su cabellera es que lo único que le importa es sentirse bien.

11La fina línea

No se trata de tener todo el pelo blanco, pero con un pequeño detalle, también se consigue un efecto genial.

12Un buen degradado




De muy blanco a muy negro; que no se diga que no tiene matices.




13Casi todo

Cuando el blanco se apodera de todo, lo mejor que podemos hacer es abrazarlo sin complejos; así de claro.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos estilos tan peculiares (y guays)? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).