El tema de los vecinos siempre es un punto de conflicto en todos los vecindarios. En nuestras casas, puede que tengamos el control de todo lo que ocurre… pero el problema llega cuando traspasamos la barrera que separa nuestro hogar del resto del mundo. En ese momento nos exponemos a las adversidades del resto del universo… y sobre todo de las personas que están más cerca del portal de nuestra vivienda: nuestros vecinos.

Puede que penséis que tenéis unos vecinos extraños, pero eso es porque, probablemente, no habéis conocido a los que os vamos a presentar hoy:

El huerto de los vecinos

Sus vecinos tienen un huerto bastante grande y, cuando hacen la cosecha, regalan todo lo que les sobra (no hay que tirar nada).

El ascensor de la comunidad

Por lo visto, la mayoría de vecinos tienen demasiado ocupadas las neveras… y no quieren deshacerse de todos los imanes que les regalan. ¿A que no sabéis dónde los ponen?

Los vecinos amables

Era el día de su cumpleaños y nadie se había acercado a felicitarlo. Por la tarde, unos vecinos se acercaron y le llevaron unos pancakes de colores. No cabía en su emoción.

El árbol del vecino

Este gigantesco árbol crecía en el terreno del vecino. Viendo que la cosa se iba de madres, decidió crear una especie de túnel entre las ramas. El resultado es realmente mágico.





El buen trolleo

Quería trollear al perro del vecino, por lo que, junto a su hermana, consiguieron dos gatos idénticos. Que empiece el juego.

¿Cómo que no hay plazas de parking?

Esta es la solución que encontró el vecino: cuando se va con el coche, deja la plaza reservada para cuando vuelva… ¿legítimo?

La vecina

A sus 101 años, esta señora se preparó perfectamente para recibir el eclipse solar de ese día.

La pistola de aerosol





Su vecina pintó la cerca con una pistola de aerosol sin tener en cuenta las rendijas y que, detrás, estaba el parking de los vecinos… así quedó el coche.

La casa del vecino

Este es un poco paranoico con que entren a su casa… por lo que utilizó la técnica del despiste. A ver quién se atreve a intentarlo.

Tenía sus motos aparcadas delante del edifico

Un día, cuando salió, se encontró que los vecinos le habían dejado unos cuantos caballitos de madera aparcados al lado de sus motos a modo de parodia.

Este es el anuncio de unos vecinos en vistas de unas reparaciones en su casa

“Nos disculpamos por las molestias ocasionadas por el ruido y la vibración. Por favor, ¡tengan paciencia por un par de días! Trataremos de terminar con las reparaciones lo antes posible”.

Y esta es la respuesta de los vecinos:



“Ok, inténtenlo”. “Creemos en ustedes”. “Está bien”.

El vecino regalón

Por la noche, este vecino pone en la puerta de todos los vecinos del edificio unos bollos de chocolate. ¿Se puede ser mejor persona?

Ganas de divertirse

Este era el descansillo que estaba junto al ascensor del bloque, pero es que era demasiado aburrido, por lo que decidió pintarlo.

Tener de vecino a Robin Hood

Hay que decir que, para ser un arquero tan famoso, hay que tener mala puntería para que la flecha vaya a parar ahí.

Se cayó el árbol más mítico de la calle

Y uno de los vecinos decidió hacer una obra maestra con lo que había quedado del tronco.

El letrero del vecino

Este señor decidió presentarse a los vecinos poniendo un cartel que rezaba: “El loco Víctor”… poco más que añadir.

El vecino ahorrador

La alfombra de su puerta principal está hecha de muestras de otras alfombras.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos vecinos? ¿Tenéis alguno así de ocurrente? Dejádnoslo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).