Lo normal es que todo el mundo intente comportarse como una buena persona, al menos en las ocasiones que tiene oportunidad, como ayudar a una persona mayor cuando va muy cargada con la compra, o ser agradable con un niño en el transporte público.

Pero cuando estas situaciones empiezan a mezclarse con nuestra economía personal es cuando sacamos lo peor de nosotros mismos.

Esto lo demostró Carlos Durán en su Show de Youtube, donde se dedica a grabar cámaras ocultas y experimentos sociales.

En esta ocasión su función se limitaba a caminar tras una persona, tirar un billete al suelo, recogerlo y preguntar si se le había caído.

¿Qué hubieras hecho tú de haberte visto en esta situación?

¿Te consideras una persona realmente honesta?

Como estarás esperando ahora mismo, sí, obviamente la gente tiende a mentir en esta situación, pero cuando ves claramente cómo lo hacen no puedes evitar encontrar qué tan ridícula puede llegar a presentarse la situación.

De hecho es bastante probable que tú mismo, por estadística pura, hubieras caído ante la cámara. O tal vez no.



Por el objetivo de la cámara pasaron todo tipo de personas, desde gente trabajadora, a personas mayores, probablemente todas ellas apreciarían tener mil pesos más encima (unos 47 euros), pero ninguna de ellas dijo la verdad cuando los reclamó.

¿Es la honestidad algo que se encuentre fácilmente en estos días? Nosotros sabemos que no, y en lugar de lamentarnos por el resultado del experimento, preferimos tomarlo con el humor que se merece.

Sin más dilación ni miramientos, dejamos el vídeo, para que nos vayamos entendiendo.

Hay quien piensa que todo el que tiene una oportunidad para aprovecharse de una situación la va a utilizar sin importarle nada, especialmente si a simple vista parece que no va a ser descubierto, o que no habrán represalias.



Es por esto también que no son pocas las personas que han confesado que cometerían delitos de cierta gravedad si supieran que no pasaría nada por ello, o que incluso engañarían a sus parejas, a las que supuestamente aman.

Esto nos hace preguntarnos: ¿Cómo funciona realmente el mundo?

¿Qué os ha parecido el experimento? ¿De haber estado en la situación, qué mentira hubiérais dicho para quedaros el dinero? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).