Si nos ponemos a pensarlo de forma detenida, todo lo que compone el mundo, de una forma u otra, es diseño. En la naturaleza, todo tiene un objetivo, una razón de ser. Los caprichos son contados y todo tiene una explicación más que razonable: que las hojas de los árboles sean verdes o que el agua tenga una forma esférica al caer.

Pero, cuando hablamos del ser humano, el tema del diseño se complica todavía más (o se simplifica, depende de cómo se mire). Hay muchos diseñadores que, en muchas ocasiones, dan vida a creaciones que no tienen ningún tipo de sentido.

Aunque, como veréis hoy, también hay diseñadores que hacen auténtica magia:

1Cuando vayas a visitar la Torre de Pisa

Busca por los alrededores un restaurante en el que los vasos homenajean a la mítica torre inclinada.

2En China nos llevan años de ventaja

Para ellos, que llueva no es un problema y tienen unos secadores de paraguas así de sofisticados para no dejar el suelo perdido de agua.

3Los zapatos camaleónicos

Cuando te los pones en interior, son blancos y discretos. Pero cuando les da la luz del sol… bueno, son ligeramente menos discretos, por decirlo así.

4Todo lo que un buen gamer necesita




Ya no solo basta con una buena tarjeta gráfica, estas torres también tienen incorporada una cafetera para esas jornadas intensivas de gaming.

5El drama de exprimir los limones

Este restaurante coloca una malla alrededor de sus limones para que, al exprimirlos, las semillas no se mezclen con el resto de la comida. Una idea simple, pero de genio.

6Las esperas en el aeropuerto

Este aeropuerto, para hacer un poco más amena la espera de los niños, ha instalado un tobogán en la misma sala de espera.




7Mejor no correr riesgos

El fabricante de estos sacapuntas se inventó este tipo de tornillos para que ningún niño curioso tuviese fácil sacarlo y acceder así a la cuchilla.

8Este es el restaurante Ithaa en las Maldivas

Se trata del restaurante submarino más impresionante del mundo y se encuentra a 5 metros de profundidad por debajo del agua.

9Una gran idea de Hotwheels

Hizo un cochecito que era un chasis para colocar una GoPro y así poder grabar bien el recorrido de sus pistas. Brutal.




10Una muestra de helados

Este restaurante japonés tiene un mostrador con todos sus helados para que los clientes puedan verlos antes de pedirlos.

11Evitando la incomodidad

Para que los clientes no se sientan demasiado vigilados, este restaurante camufló de esta genial forma sus cámaras de seguridad.

12Buzones de color dorado







Los londinenses pintaron los buzones de dorado en las calles en las que vivían los atletas que ganaron medallas en las últimas olimpiadas.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos diseños tan… particulares? Dejádnoslo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).