Ser hijo de una superestrella es algo que, a priori, puede resultar una maravilla: naces en una cuna de oro y tienes el futuro absolutamente asegurado. Nunca te hará falta un solo chavo y tiene prácticamente garantizado poder tener la vida profesional que sea… ¿cómo esto podría tener algo malo? Pues lo cierto es que, en ocasiones (más de las que nos gustaría), no todo lo que reluce es oro.

Podríamos ahora empezar a enumerar casos de hijos e hijas de actores y actrices que, por un motivo u otro, no consiguieron tener una vida demasiado próspera y que, incluso, sufrieron un auténtico drama.

El caso de hoy, no es que sea un ejemplo de esto, pero para qué nos vamos a engañar: la cosa pinta medio regular. Se trata del hijo de una de las mayores estrellas de Hollywood y uno de los personajes más queridos de nuestra cultura popular: Will Smith.

Jaden Smith, su hijo, lleva unos cuantos años llenando titulares con su estrambótico tren de vida. Todo comenzó cuando empezó a hacer publicaciones de lo más particulares en sus redes sociales para luego, destaparse como una de las nuevas estrellas del panorama de la música urbana.

Esto es algo tremendamente positivo, para qué nos vamos a engañar. Pero es que, de forma paralela a su éxito musical, Jaden ha ido mostrándonos que su físico está pagando una gran factura.

La mayoría de las publicaciones en la que lo hemos visto estos últimos dos años, nos mostraba a un Jaden que distaba mucho de la imagen de chico sano y atlético que nos enseñaba en, por ejemplo, Karate Kid.

Recientemente, el joven de 21 años recién se presentó en el Festival Musical de Coachella, donde levantó pasiones con su espectáculo. Y no fue solo eso, sino que también subió a su padre al escenario e interpretó con él una pieza…¿qué más se podía pedir?

Pero es que sus fans, a la par que fascinados, estaban completamente desconcertados con su aspecto hasta el punto de que las redes sociales se llenaron de comentarios especulando sobre un posible ‘delicado’ estado de salud del cantante.

Jaden mostró el torso de su cuerpo desnudo y bueno, la cosa era que podía hacérsele una radiografía sin necesidad de radiación. Su rostro, por otro lado, también se postraba tremendamente demacrado, como si le hubiesen absorbido el alma.

View this post on Instagram

I Love You Coachella

A post shared by Jaden Smith (@c.syresmith) on

La cosa es que Jaden empezó, a muy temprana edad, una carrera en el mundo del cine que, ciertamente, no fue demasiado exitosa ni demasiado bien recibida por el público. Películas como After Earth, Karate Kid y The pursuit of Happyness son un ejemplo de su trabajo.

A partir de aquí, todo lo referido a su salud son especulaciones y puede que no se trate de absolutamente nada… pero es que la cosa no pinta nada bien.

A vosotros, ¿Qué os han parecido estas imágenes? ¿Pensáis que está pasando por una mala etapa o que, por el contrario, nos preocupamos de más? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).