Todo el mundo tiene sus días buenos y sus días malos, y a veces es un poco inevitable; una puede levantarse un día con cara de haber dormido poco, de que le dejaran en la noche anterior con un cliffhanger que no se merecía o simplemente de oler mierda. Pero es lo que hay.

Y que no, que no hay nada malo en ello, oiga. Que la más bella lo es por esfuerzo, y que aquí todas sabemos cómo ser horrorosas cuando nos da la gana. Que el gustazo que da llevar un domingo por la mañana una camiseta de propaganda a modo de pijama y un moño mal hecho no nos lo quita nadie.

Que no me entere yo que te has visto de esta guisa en el espejo y te has puesto tonta con que eres fea, porque no. Para que entiendas de lo que hablamos, te traemos algunas actrices divinísimas a las que les importó más bien poco hacer de «chicas feas». Pa’ que aprendas.

1Angelina Jolie.

Vale, vale, igual no es el mejor ejemplo, ya que incluso en su papel como loca (loquísima) en Inocencia interrumpida no es que estuviera fea, pero definitivamente no se la veía sana, ni daba buen rollo, ni nadie con dos dedos de frente se hubiera acercado a ella.

2Uma Thurman.

Para Batman y Robin, Uma se puso en el papel de la villana Poison Ivy (o hiedra venenosa), y bueno, para gustos colores, porque a mí, personalmente, una científica es lo más. Luego, la parte de ser una villana con un bañador de hojas que intenta cargarse la ciudad, ya tal.

3Rosario Dawson.

En la película Gimme Shelter acompañó a la actriz Vanessa Hudgens en una aventura que definitivamente sacó lo peor de las dos. Pero no son nada comparado a un martes de resaca cualquiera de los míos. Sí, he dicho martes.

4Amanda Seyfried.

Sí, bueno, decir que por ponerle gafas es fea es un insulto a las que de verdad lo somos, y a las que llevamos gafas. Pero es lo que hay, y lo que pasa cuando no aciertas con el modelo que pega con tu cara. Lo siento, Amanda, en realidad no deberías estar en mi lista, pero tenía que rellenar con algo.

5Thora Birch

La actriz no se limitó a maquillarse y ponerse unas gafas EXTREMADAMENTE POCO FAVORECEDORAS, sino que además tuvo que engordar 8 kilos para poder representar a su personaje en «Mundo fantasma».

6Sandra Bullock.

Como se ve que en el cine las chicas tienen que elegir entre ser inteligentes o guapas (y luego estoy yo, que ni una ni otra, pero te partes el culo echando una cerveza conmigo), Sandra Bullock tuvo que ponerse fea para hacer de científica trabajadora. Muy bien. Poción de amor nº9 se llama. MEH.

7Nia Vardalos.

Como no era la que se casaba, pues hala, fea también. A lo Cenicienta. Si es que somos unos antiguos a veces…





¿Qué te ha parecido la lista? ¿Recuerdas algún otro caso parecido? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir