Existe cierta concienciación en nuestra sociedad con respecto a los efectos negativos del plástico sobre el medio ambiente. Sabemos más o menos que sí, efectivamente, es malo, que mata peces y que tarda mucho en degradarse. ¿Pero sabías que la mitad de los 300 millones de toneladas que se producen cada año son solo utilizadas una vez? Nosotros tampoco, hasta hace poco.

Hoy hemos decidido mostraros una galería de los empaques más inútiles y derrochadores que vas a ver en mucho tiempo, y para ayudar a concienciarnos a todos, lo acompañaremos con unos jugosos datos sobre el consumo innecesario de plástico que tan usual es en nuestra sociedad, para haceros reír y llorar a la vez. Vamos allá.

Fundas para zanahoria

Más del 40 por ciento del plástico se usa para envasar y empaquetar, incluyendo los cientos de miles de millones de bolsas de plástico usadas alrededor del mundo. Según la organización Plastic Oceans, cada minuto se usan un millón de ellas, y cada bolsa se usa una media de 15 minutos antes de ser descartada.

No da la talla

El plástico requiere muchísimo tiempo para separarse en el océano. Incluso entonces, sigue rompiéndose en fragmentos más y más pequeños. Trozos de una sola botella de un litro pueden terminar en cada kilómetro de playa de cada continente.

Paquetes dentro de paquetes dentro de paquetes

Si juntaras todas las bolsas de plástico que se usan en un año, podrían circunnavegar el globo 4.200 veces.

Proteger la lata

100.000 criaturas marinas mueren cada año por enredos con el plástico. Sin embargo, este número cuenta solo las que son encontradas por alguien.

Cáscara de plástico

Aproximadamente un millón de aves marinas mueren al año a causa del plástico.

Pelar dos capas

Aproximadamente un 70% de los restos en el océano se hunden y llegan hasta el fondo. Ecologistas y oceanógrafos especulan que existen montañas de plásticos bajo el agua.

Vasos de manzana

Un solo trozo de plástico puede matar a varios animales a causa del largo tiempo que tarda en descomponerse. Un animal que muera por comer plástico se descompondrá y liberará el trozo de plástico, que podría ser ingerido por otro animal.

¿Naturaleza? ¿Qué es eso?

Se calcula que la barrera de coral se recuperará en aproximadamente 2 millones de años de la acidificación causada entre otras cosas por el exceso de plástico en el océano.

Bolsita de galleta

Una bolsa de plástico puede tardar entre 20 y 1.000 años en descomponerse. Aún así, no sería una desaparición total, rompiéndose en trozos más pequeños, polímeros, y químicos tóxicos.

Dos cosas que hacen llorar

Se calcula que entre 13.000 y 15.000 piezas de plástico son arrojadas al océano cada día.

Todo por no pelarla

El dato anterior lleva a una suma de 6,4 millones de toneladas arrojadas al océano cada año. Es decir, 3.200 kilómetros de camiones de la basura cargados hasta arriba.

Unas bolsitas de pan

Dos tercios de las existencias de pescado mundiales están sufriendo de ingestión de plástico.

Abrir, lavar y pelar

Ciertos químicos del plástico, como el bisfenol A, pueden ser absorbidos por el cuerpo humano. Algunos pueden provocar efectos en la salud e incluso alteraciones hormonales. Una alta exposición puede incrementar el riesgo de enfermedades del corazón y diabetes, según un estudio, mientras que experimentos en animales han mostrado el potencial para dañar el cerebro y el sistema reproductor. Los plásticos pueden ser ingeridos por los animales marinos que posteriormente son pescados y consumidos por gente.

¿Qué opináis? ¿Ha cambiado vuestra visión sobre el consumo del plástico? Contadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado (o disgustado) este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: Difundir.org, Arcadia Power, Plastic Oceans, Ocean Crusaders, Wikipedia