«Para presumir hay que sufrir». Seguro que quien dijo esto por primera vez no era del todo consciente de hasta qué punto le daría el tiempo la razón.

Alguno de los artículos de moda que se usan de la forma más normal y cada día, pueden resultar en realidad bastante peligrosos para nuestra salud. Los corsés apretados parecen cosa del pasado, pero incluso en nuestro tiempo siguen habiendo prendas que pueden traernos muchos problemas.

Hoy os traemos algunas de las prendas que más problemas pueden traerte si te acostumbras demasiado a ellas.

1Pantalones muy ajustados.

Un buen pantalón es una de las prendas más universales del mundo. En este punto, muchas mujeres eligen los del tipo ajustado con la intención de resaltar su figura y «hacer unas piernas bonitas».

Pero desgraciadamente, esta prenda interrumpe la circulación sanguínea, y favorece la aparición de celulitis y varices. La piel no respira por lo apretado de la tela, además de que provoca la aparición de pelos enquistados, especialmente en el área del bikini.

2Tacones altos.

Muchas mujeres (y hombres también, ya puestos) se sienten mucho más seguras y bellas cuando se ven sobre un buen par de tacones altos. Pero lo que pocas veces se tiene en cuenta es que el tomarlo por costumbre puede producir dolencias, hernias, y problemas en la espina dorsal.

3Zapatos planos.

Ni calvos, ni con tres pelucas. Los zapatos completamente planos tampoco son la opción más óptima. De esta forma, dañas tus pies, debido a que el pie no recibe el peso del resto del cuerpo de forma que se reparta, sino que es más como si recibiera un golpe.

Esto puede provocar el «síndrome de los pies planos», dolencias, heridas, e incluso deformaciones en las rodillas.

4Sujetadores «push-up»

Estos sujetadores se han vuelto muy populares. Hace ver los pechos más redondeados y erguidos, pero en parte es porque trabaja deformando el mismo pecho, volviéndolo más dependiente de las sujeciones artificiales. Además, la presión constante del pecho puede acabar siendo causa de cáncer.

5Gafas de sol.

Las gafas de sol son mucho más que un accesorio de moda, pero aunque hay momentos en los que son necesarias, su uso prolongado puede terminar siendo perjudicial para quien las lleva.

Es por esto que se desaconseja llevarlas cuando no hay un exceso de luz, ya que acostumbrarás tu vista a un nivel que no es natural, pudiendo provocar dolores de cabeza, fotofobia, e incluso problemas de visión.

6Medias.

Al igual que ocurre con los pantalones apretados, las medias impiden que la piel transpire y favorecen la aparición de varices y celulitis. Además, facilita la aparición de infecciones en la zona genital.

7Bolsos grandes.

Si eres de las que les gusta usar a menudo bolsos grandes (del tipo que se llevan a la playa) y te los cuelgas de un solo hombro, prepárate para tener problemas de espalda y fuertes dolores y nudos a la altura del hombro. Parece una tontería, pero puede acabar siendo una auténtica pesadilla.

8Pijamas.

En realidad, lo más recomendable es dormir sin pijama para no exponernos a bacterias. En el caso en el que no puedas renunciar a él, te aconsejamos que sea lo más ligero y holgado posible.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Renunciarías a las prendas que hemos expuesto? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Brightside