«Antes to’ esto era campo».

Muchas son ya las veces que nos vemos en algún que otro punto de nuestras vidas en el que no tenemos más remedio que echar una pequeña vista atrás y ver todo el camino que hemos recorrido.

Es entonces cuando somos plenamente conscientes de todo lo que hemos pasado para llegar a donde estamos, y muchas veces no somos conscientes de qué tan increíble puede ser esa vista hasta que la tenemos delante de nuestros ojos.

Hoy te hemos traído una galería que sin duda te hará sentir algo de añoranza, pero sobre todo te hará reconocer que el paso del tiempo no puede ser parado por nada.

1Si el roce hace el cariño…

Esta estatua debe estar muy enamorada del turismo del Vaticano.

2Misma cartera, diferente uso.

«Las dos eran carteras idénticas que se compraron mi padre y mi tío cuando eran jóvenes. Mi tío nunca llegó a usarla, y ahora la diferencia se nota muchísimo».

3Todo cambia… pero no.

En los dos fajos hay exactamente la misma cantidad de dinero, y en los mismos billetes, solo que unos son nuevos y los otros, usados.

4Cuchillo generacional.

Esto es lo que pasa cuando tu abuelo, tu padre y tú usáis el mismo cuchillo.

5No es de extrañar.

Así es como se ve una tapa de alcantarilla en Nueva York.

6Caminante, no hay camino. Se hace camino al andar.

Y así es cómo se hizo este camino, literalmente. ¿No es increíble?

7Toca gorra nueva.

La gorra de la izquierda se veía igual que la de la derecha cuando se compró. Ya va tocando comprar una gorra nueva.

8El tiempo no perdona.

Esto es todo lo que queda de la antigua ciudad de Petra, en Jordania.

9Saben cómo ganarse el pan.

Estas imágenes muestran perfectamente el nivel de desgaste de las botas de un soldado de la guardia real británica.

10Todo suma.

Esto no es sólo efecto del tiempo, ambos han estado en uso, pero el de la derecha además estaba en la habitación de fumadores.

11«Antes to’ esto era campo».

Pero la hierba se fue haciendo a un lado luego de tantas personas que han pasado por allí.

12Debió darle mucha suerte.

«Mi abuelo llevó este dólar de plata en su bolsillo durante 60 años, ahora cuenta como herencia.»

13«Encontré mi peluche de la infancia como nuevo en una tienda de segunda mano»

Ahora me dan ganas de mandar al mío a rehabilitación, o algo.

14Así se ve el suelo de una peluquería.

Por eso es que normalmente lo ponen blanco, el trabajo duro deja marcas, aunque no siempre sean callos en las manos.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Cuál fue la última vez que pensaste en el paso del tiempo? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir