La vida del diseñador no es tan fácil como uno pueda creer. Cada vez que una empresa encarga un trabajo nuevo, pide que sea más innovador, más moderno, más popular, más todo. Y al final lo que menos piden es la optimización del producto en su uso.

Parece que se nos olvida el para qué sirven las cosas siempre y cuando nos valgan para hacerles una foto. O a veces ni eso.

Y es que hay momentos en los que a los diseñadores se les va todo un poco de las manos.

Hoy os traemos una recopilación de momentos así, que os harán reír, llorar, y llevaros las manos a la cabeza, aunque sea solo para entender la situación.

1El recogepiedras.

Todos hemos tenido alguna vez en nuestras vidas unos zapatos en los que se nos enganchaban todas las piedrecitas de la calle, y los odiábamos a muerte. Pues bien, estos son los definitivos. Con estos zapatos podrías dejar liso cualquier descampado que veas solo con poner un pie en él.

2La crema milagrosa.

En realidad es solo una crema hidratante más, pero te regalan un curso de photoshop de p*ta madre para que te hagas lo mismo que ves en la imagen promocional. Eso cuenta como no engañar a nadie, ¿no?

3La alfombra del inquilino anterior.

¿Alguna vez te has mudado a un piso en el que hay algún rumor de que alguien murió allí? Pues lo más probable es que esta fuera su alfombra. Si la pones en un dormitorio de pareja, cada vez que llegues pensarás que te vas a encontrar una escena a lo «Cadena Perpetua».

4El baño del trabajo en equipo.

Muchos pensarán que poner el cierre del baño por fuera no es algo muy inteligente, pero realmente es la mejor estrategia del mundo si lo que quieres hacer es fomentar el trabajo en equipo. Se tendrán que poner de acuerdo si no quieren problemas.

5Obama, el terrible.

De alguna manera, al tipo que publicó esta biografía del expresidente de los Estados Unidos, le pareció buena idea dejar su cara para la zona del lomo, sin tener en cuenta que al doblarse la imagen se vería muy distorsionada…

6Para aprender a esquivar con la bici.

Es como el nivel antes a atreverte a ir en bici por carretera si te vas a meter a repartidor sobreexplotado que tiene que ir esquivando a todo dios.

7¿Lo mejor de Nueva York.?

¿Quién no querría disfrutar de una deliciosa pizza neoyorquina mientras mira una imagen de la destrucción de las torres gemelas?

8Nunca estarás solo.

Te sentirás como en tu propia versión de Brokeback Mountain.

9La taza del «así os leo».

Para cuando la gente de tu timeline no para de decir gilipolleces.

10Ketohup.

Ketchup… ¿O katsup?

11El baño de la ayudante del mago.

Sí, también hace sus necesidades por partes. Nunca se recuperó de aquello.

¿Qué te han parecido estos diseños? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: La guía del varón