Ya han sido muchas las ocasiones en las que se han señalado los diversos efectos negativos del ibuprofeno, pero esto no ha afectado apenas a su consumo, lo cual es preocupante, principalmente por los efectos causados por su abuso. Y se abusa.

El ibuprofeno es uno de los analgésicos más consumidos por la población, y aunque ya se ha analizado en muchos estudios que han ido marcando sus posibles efectos negativos, no ha sido hasta ahora que ha aparecido uno nuevo a tener muy en cuenta.

Una investigación publicada por el diario The Lancet afirma que además de las complicaciones gastrointestinales, habría que sumar su influencia en el riesgo de padecer problemas cardíacos.

Obviamente un correcto consumo de este fármaco está libre de riesgos, pero el problema es que es muy popular, y se abusa de él a un nivel inimaginable. Su uso abusivo prolongado aumenta el riesgo de sufrir ataques al corazón, derrame cerebral o problemas en el intestino delgado.

Desde distintas sociedades médicas hasta la ONU han alertado sobre el uso “excesivo” que se está haciendo de estos fármacos entre la población de los países industrializados.

Desde el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido se ha recomendado reducir la prescripción de estos fármacos a aquellos casos en los que sólo sean absolutamente necesarios. Además de esto, se recomienda buscar tratamientos alternativos en el momento en el que sea una opción posible.

En los casos en los que existan antecedentes familiares en lo relativo a patologías cardiovasculares o si el mismo paciente es portador de otros factores de riesgo, como la presión arterial alta o el colesterol elevado, se aconseja limitarlo aún más.

Consumo abusivo y prolongado

Aunque no seamos conscientes de ello, el ibuprofeno lleva más de cincuenta años en el mercado, y a pesar de la costumbre de verlo cada día en el botiquín de casa, no somos conscientes de todos sus efectos y de lo que implica tomarlo por cualquier tontería (porque sí, todos lo hacemos).

Incluso es costumbre su uso para el alivio del dolor menstrual o del dolor de cabeza provocado por la resaca.

Estas costumbres son completamente arriesgadas si tenemos en cuenta los efectos anteriormente comentados, y más si les añadimos los que ya se conocían más popularmente, ya que parece que hay algún que otro despistado que no se enteró en su día, ni se lee el prospecto de lo que toma.

Se ha demostrado que una de cada mil personas que consumen dosis elevadas de este fármaco sufre un ataque al corazón mortal, según el estudio del Lancet. En aquellas personas de mayor edad, las úlceras también son otro efecto a esperar.

También se asocia el uso abusivo y prolongado del ibuprofeno con la celiaquía.

Aunque muchos recomienden el cambio del ibuprofeno al paracetamol, lo realmente recomendable es evitar la sobremedicación, y consultar al médico o al farmacéutico antes de consumir nada. Parece muy obvio, pero casi nadie lo hace.

Además, si se consume junto a otros medicamentos, sus riesgos se verán en aumento, esto ocurre especialmente con los anticoagulantes o algunos tratamientos para el
asma.

¿Eres de los que abusan del ibuprofeno? ¿Cambiarás en algo tu consumo luego de haber leído este artículo? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Clínicauandes