Son muchos los momentos en los que nos damos cuenta de lo poco que conocemos el mundo. La sociedad se mueve en un sentido que pocos entienden y parece que ya no sabemos cómo funcionan las cosas.

Y es que somos constantemente conscientes de que, por muchos problemas que tenga la sociedad, nosotros vamos a ser capaces de ignorarlos todo el tiempo. Incluso aunque tengamos un problema justo delante de nuestros ojos, no lo veremos.

Es de esta forma que ignoramos a aquellas personas que nos piden ayuda simplemente por creer que son una molestia, o que de alguna manera se han buscado acabar en su situación. Porque sí, es mucho mejor buscar la culpa de la otra persona que intentar hacer nada.

Por otro lado está el cómo funciona actualmente la sociedad de consumo, en la que se ha normalizado el gasto desmedido en cosas que no necesitamos (y que en la mayoría de los casos ni siquiera queremos realmente, ya que no nos hacen felices y acaban acumuladas en alguna parte de casa).

Además, por otro lado está el tema de la superficialidad que presentan muchas personas, siendo esto ya un problema grave, puesto que si no destacas a nivel visual, ya puedes ir dándote por perdido, pues mucha menos gente te va a ayudar.

Y es que si pides ayuda en la calle, no es lo mismo si te ven así:

Que si te ven de esta otra manera:

Esta chica es @Leona_br, una influencer mexicana de 23 años amante de la vida sana y el fitness, y decidió ayudar al equipo de Bufones a hacer un experimento social que demostrase lo mal que está el mundo realmente.

Para ello, la idea era contar con la ayuda de esta influencer para que pidiera dinero en la calle, planteando dos casos muy distintos.

En el primero, se disfrazó de chica pobre para pedir cinco pesos (0.25€) para comprar algo de comida, y en la segunda apareció arreglada, pidiendo la misma cantidad de dinero para terminar de pagar una chaqueta de una tienda.

Puede que suene como un caso muy evidente, pero seguro que no esperas como acaba sucediendo todo.

Es cierto, por una parte que cuando va arreglada la camisa que lleva es fina, y quiere comprar la chaqueta diciendo que pasa frío, pero igualmente sigue siendo un caso más cuestionable que el primero, en el que pide para comer.

Os dejamos con el vídeo para que saquéis vuestras propias conclusiones.

¿Qué os ha parecido este experimento? ¿Creéis que en España, por ejemplo, saldría de la misma manera? ¿Por qué pensáis que ha pasado esto? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Bufones