No nos gusta tirar de tópicos (bueno, en verdá’ sí, pa’ qué vamos a mentir) pero es que no podemos negar que la mayoría de los asiáticos se conservan mejor que nosotros, y aunque muchos piensen que es por la comida, no se trata solamente de ello (que también).

Y es que todo cae desde la infancia, la forma en la que se educa a la gente siempre va a tener que ver con cómo evolucione esa persona más adelante, por lo que, igual es que esta gente están haciendo algo bien.

Nosotros somos de intentar guiarnos de buenos ejemplos, y por ello te traemos hoy algunos de los mejores trucos que se aprenden desde la escuela.

1Ejercicios oculares.

Muchos adultos asiáticos acostumbran a hacer ejercicios para evitar el estrés visual, y no les cuesta hacerlo ni les da pereza porque lo hacen desde bien pequeños.

En China continental, se enseña a los estudiantes desde primaria y secundaria a que realicen ejercicios para los ojos para así de mejorar la circulación sanguínea de la zona y relajar los músculos oculares. Estos ejercicios se reparten en 6 partes, que involucran frotar diferentes áreas del contorno de los ojos, y normalmente se realizan dos veces al día.

2Exámenes al aire libre.

En un principio la idea es hacer algunos exámenes fuera con la intención de que los estudiantes no puedan copiarse unos de otros (al poder poner las mesas más alejadas unas de otras) y para evitar otras posibles trampas en el aula, pero otro de los efectos que esto tiene es que reciben más vitamina C del Sol, disminuye el estrés, y relaja a los estudiantes al aire libre.

3Mascarillas sanitarias.

Los niños que están enfermos, en recuperación, o con la sospecha de incubar algún virus, son obligados a llevar mascarilla a la escuela para poder evitar contagios masivos.

De más de una te hubieras librado si esto se llevara igual donde estudiaste.

4Clases en vídeo.

Cuando el tiempo o algún desastre impide que los niños acudan con regularidad a la escuela, algunos profesores se ponen creativos y hacen clases especiales en vídeo para que los estudiantes no tengan un gran parón.

También es común que si un estudiante falta por enfermedad, algún compañero le lleve los apuntes del día para que los copie.

5No leer pegado al papel.

Algunos centros se toman muy en serio la pose de los pequeños a la hora de leer, esto puede ahorrar futuros problemas de espalda.

6Sí, la comida también importa.

En las cafeterías de los colegios prefieren poner una serie de pequeñas raciones de comida antes que un plato principal y uno secundario.

Además de esto, también incluyen sopas en el menú, y dan más importancia a las verduras y hortalizas que a la carne y los lácteos.

7Tiempo al aire libre.

La organización de actividades y excursiones al aire libre aumentan el amor por la naturaleza y la desconexión de los aparatos móviles y videojuegos.

8Caminar antes que transporte.

A los niños asiáticos se les enseña desde una edad bien temprana a ir a la escuela solos, y además a hacerlo a pie, a menos que el mal tiempo o una distancia excesiva lo impidan.

9Rehabilitación de internet.

Vamos a reconocerlo, internet es ya un vicio más, y en Corea del Sur, por ejemplo, lo saben, por lo que han comenzado a preparar programas y clínicas de desintoxicación para los jóvenes (y no tan jóvenes) que ya no son capaces de vivir sin estar constantemente conectados.

10Niños más responsables.

En las escuelas de Japón son los niños quienes limpian las aulas en lugar de los conserjes, al mismo tiempo, son los únicos responsables de su asistencia a la escuela, trabajos y almuerzo. Esto hace que sean adultos mucho más responsables y autosuficientes.

¿Qué te han parecido estos consejos? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir