La vida está llena de retos: salir un jueves e ir a trabajar el viernes temprano por la mañana; sonarte la nariz con una servilleta de bar; comerte un par de churros y que no se te taponen las arterias; demasiadas cosas muy complicadas de sobrellevar para una vida tan fugaz como la que tenemos.

¿Cuál es el problema de la mayoría de estos retos? Pues que, al final, no son demasiado satisfactorios (por no decir nada en absoluto). Lo conseguimos y, simplemente, seguimos con nuestras vidas.

En este caso os planteábamos un problema con tres posibles soluciones y tenías que escoger la mejor y la que menos dañina resulte para vosotros. El objetivo era conseguir oro (y es que a la mayoría nos gusta bastante el dinero, o por lo menos lo necesitamos).

Hay delante de ti 3 peceras con lingotes de oro pero cada una tiene su propio obstáculo para conseguirlo

En cada pecera hay:

Agua hirviendo


El oro está conectado a la corriente


Escorpiones venenosos

¿Con qué oro te quedarías?

La teoría de la navaja de Ockham nos dice que la respuesta más simple es la correcta y seguramente muchos habéis pensado en el agua hirviendo. Y es que ya de por sí, seguramente preferimos quemarnos la mano para conseguir el oro que morir electrocutados o envenenados.




Pero la verdad es que es incluso más fácil ya que solo tenemos que esperar a que el agua deje de hervir para poder recoger el oro sin problemas.

¿Habéis sido capaces de adivinarlo? ¿Pensáis que nos hemos pasado con la dificultad del reto? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).