First dates siempre tiene sorpresas bajo la manga. Cuando ya piensas que lo has visto todo, va y te plantan delante una cita como la que os traemos hoy. Se trata de una velada bastante normalita… pero con uno de esos comienzos que pasan a la historia del programa.

Normalmente, lo fundamental en una cita es la valoración que sacas de la primera impresión de la persona que tienes delante y, en el caso de la cita de hoy, podríamos considerar que esa impresión, al menos por parte de él, fue bastante positiva (demasiado, dirían algunos).

Paula era una chica que consideraba tener mucho amor propio y, según las anécdotas que nos contó en los pocos minutos que estuvo sola, pudimos ver que tenía un gran sentido del humor (cosa que son muchisisisisimos puntos a su favor, todo sea dicho).

En la otra parte, teníamos a un Dj de nombre Francisco que tenía unos gustos bastante claro: «las chicas me gustan de piel blanca, que no sean latinas y con mucho carácter». La cosa es que, cuando se encontró con su cita… se le cayeron los cataplines al suelo.

Le preguntaron por lo que le había parecido paula y lo tenía muy claro: «La empotraba. Yo le daba». En el tema de las relaciones, era todo un veterano: «He salido de dos años de relación y ahora mismo voy muy guerrero«.

La cita en sí no fue demasiado destacable. Lo cierto es que, al principio, Francisco no estaba demasiado inspirado y a Paula se le notaba. Las cosas fueron avanzando y, a medida que llegaban los platos, también llegaba un poco de aire fresco a las conversaciones.

Francisco iba a por todas y, en un momento determinado, puso todas las cartas encima de la mesa: «Roma no se construyó en tres días y yo tengo mucho poder de convicción«. La cosa es que Paula no estaba demasiado convencida y, en medio de la velada, le soltó esta bomba: «Eres muy buena gente, pero no eres mi tipo».

La cosa, a pesar de que había mejorado algo, no pintaba demasiado bien para el bueno de Francisco quien, al final, encontró un pequeño rayito de sol en medio de tanta oscuridad. La cosa es que a Paula le gustaban los chicos sin barba… por lo que Francisco lo vio claro: «Yo tendría una segunda cita contigo, ¿y tú conmigo sin barba?», decía «Yo pienso que nos quedaríamos como amigos, pero con esta cara de bebé nos vamos de fiesta juntos«, aseveró Paula.

Aquí os dejamos el vídeo con la cita íntegra:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta cita? ¿Creéis que él tendrá alguna posibilidad de prosperar? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).