En Instagram es realmente fácil posturear y es que es muy sencillo hacernos una selfie y poner la ubicación de Berlín mientras no nos movemos del baño de nuestra casa. Esto es precisamente lo que ha pensado Byron Denton, un vlogero londinense que ha estado publicando varias fotos suyas haciéndose pasar por un influencer rico e imitando ese estilo de vida.

 “Vi a mucha gente fingiendo vacaciones y demás, y pensé que sería interesante darle otro punto de vista”.

Dicho experimento fue todo un éxito y, con solo un poco de edición fotográfica, Byron consiguió aumentar radicalmente las visitar que este tenía en su perfil.

“Me preguntaba si la razón por la que la gente está tan obsesionada con los famosos se debía al hecho de que pueden permitirse una vida que no todos pueden”.

 

Y lo cierto es que, aunque no se trataba de ningún estudio serio, la respuesta masiva que recibió el instagramer confirma su hipótesis ya que, por ejemplo, una simple foto suya “descansando en un jet privado” consiguió mil likes en 7 segundos.

También quiso comparar resultados entre las fotos que subía con ropa normal y las fotos que subía con ropa de diseño.

“Lo hice para intentar comparar si llevar ropa de diseño anima a la gente a darte likes. En una foto del 1 de Ddiciembre llevaba ropa decente aunque básica, y conseguí 2234 likes, 44 comentarios y 113 visitas al perfil. Yo con ropa de diseño consigo 12.000 likes, solo porque llevo algo de diseño”.

 



La verdad es que las fotos están tan bien editadas que cualquier persona que no domine del tema puede creer que las imágenes son reales; de hecho, solo hubo unos cinco mensajes cuestionando si la vida que llevaba en Instagram era real o no.

“Me escribieron muchos amigos preguntándome cómo me permitía todo esto, y comentarios de seguidores que creían que había ganado la lotería”.

 

Pero, como podéis comprobar en las imágenes, todo se trataba de una ficción creada con el uso de varias apps de edición fotográfica: FaceTune, PicsArt y Adobe Photoshop Lightroom y tardaba 45 minutos en editar cada una de las fotos.

El resultado ha sido este experimento tan divertido que también ha dado conclusiones realmente interesantes sobre las redes sociales.

“Me ha hecho cuestionarme los movimientos de todos en las redes sociales. ¿Habrá muchos blogueros de alto perfil hoy en día que lleguen a la cima siendo honestos o tienen que fingir al menos en parte?”.

 

En cualquier caso, esperamos que esta publicación haya hecho que muchos de vosotros miréis con otros ojos las fotos de algunos influencers e instagramers que viven una vida de ensueño.

A vosotros, habéis “postureado” algo falso en Instagram? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: boredpanda, Byron