loVivimos en un planeta en el que, aunque hay mucha, mucha gente, todo el mundo se puede dividir en dos tipos de personas:

Las que hacen las cosas bien, y las que no.

Bueno, claro está que hay como una tercera categoría oculta, de la gente que directamente no hace nada, pero no es de lo que hemos venido a hablar hoy, principalmente por no tirar piedras sobre nuestro propio tejado.

La cuestión es que a las personas que hacen las cosas bien (y sí, lo decimos en tercera persona) les gusta ver las cosas bien hechas, como es lógico, pero es que son criaturas sensibles a los errores ajenos… estos son sus balas de plata.

Hoy hemos decidido traeros un cartucho entero lleno de fallos garrafales para que volváis loco a vuestro colega más tiquismiquis.

1Hacer la o con un canuto está al mismo nivel que esto:

En serio, ¿Tan difícil era?

2«Esta es la camiseta más molesta que he visto jamás».

A una parte de tu mente se le antoja muy fuerte meterle fuego valyrio.

3Perfecto para volverte loco.

Si eres torpe tardarás en verlo, pero si reaccionas en seguida ya sabes por qué es.

4¿Cómo?

El mejor ejemplo de porqué merece la pena reconocer un error y arreglarlo antes que pasar página y dejarlo estar.

5¿Qué queréis de mí?

¿Por qué no me quemáis los ojos y acabamos antes con toda esta tortura?

6Más que un detalle sin importancia.

Aunque sinceramente, nunca sabré decir con seguridad si la culpa es de quien usa los cascos al revés o del gilip*llas que decidió que todos los cascos tuvieran que ponerse de una forma específica.

No nos ponemos de acuerdo para no matarnos unos a otros, lo vamos a hacer para esto…

7Esto siempre ha sido lo peor de los trabajos en grupo.

Porque las mesas individuales nunca van a encajar, como tú en cualquier grupo de estudios, de clase o de amigos. Ouch.

8Nunca me verás andando por ahí.

Creo que prefiero mil veces antes ir caminando por la carretera, que me coja un coche y no tener nunca más esta imagen en mi cabeza.

9La habitación del pánico.

Pero la de verdad, y niégalo si te atreves.

10¿A qué clase de ser inmoral se le ocurrió?

Mira que era una cosa la que tenía que hacer, y es de lo más sencillo.

11Que alguien me traiga una pistola.

Y no sé si la quiero para mí o para el desgraciado que hizo esto.

12«Hola 911 quiero reportar un delito.»

Sí, es una emergencia.

¿Qué tal has llevado esta galería? ¿Y tu colega? ¿Se te ha quedado mirando con mala cara la señora de al lado en el metro? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: La guía del varón