Los modelos de belleza han sido creados por las sociedades. Anteriormente, las mujeres eran consideradas hermosas sólo si eran blancas y entradas en carnes. Eso era debido a que, si eran blancas, significaba que eran ricas ya que no les daba el sol, en cambio, las más morenas, eran las que sembraban las tierras.

Y con más peso, porque eso quería decir que se alimentaban bien y, por lo tanto, tenían más dinero. Pero actualmente, a causa del cambio que ha dado nuestra sociedad, buscamos una belleza desnutrida, sin curvas y sin colores en la piel. ¿Por qué? Aquí está la cuestión…

Barbie, por otra parte, ha sido siempre un símbolo de mujer 10. Una mujer con proporciones irreales y que siempre se ha esforzado por reproducir los estereotipos típicos de las mujeres.

Cabe decir, que es una muñeca hiper famosa y que mucha gente la ha tomado como modelo a seguir. Y esto es un poco preocupante ya que más de una mujer se ha hecho mil retoques con cirugía estética, y han acabado pareciéndose más a un cuadro de Picasso que a Barbie.

Pues bien, hoy os traemos un video creado por GlobalDemocracy.com, una plataforma donde la gente puede votar y opinar acerca de las ideas que comparte la gente. En esta página se publicó este video con el objetivo de visibilizar y hacer que estas publicaciones admitan la responsabilidad cuando la modelo sea retocada de alguna manera con Photoshop.

¿Queréis ver cómo quedó esta chica después de retocarla? Pues igualita a Barbie, a continuación:

El video empieza con una mujer posando medio estirada bocabajo. Es una mujer normal, cabello natural, sin iluminación, sin maquillar y con sus curvas más que bonitas.

Primero de todo, le dan un primer retoque de maquillaje y le añaden extensiones con el pelo rubio y rizado, claro.

A continuación, le aplican la iluminación adecuada para que potencie todas las facciones y la maquillan un poco más para adaptarla a la iluminación.

A partir de este momento, el trabajo del iluminador y del maquillador ya han terminado. Ahora viene lo más duro: el Photoshop. Empieza la obra de arte; empiezan por ampliar los ojos como dos faros de Cantabria y le raspan la nariz como si no hubiera un mañana. Vaya que, si fuera real, seguro que por las noches roncaría más que su bulldog inglés.

Y aquí empieza la locura. Se empieza por recortar costillas y tripa, vaya, que le ha quitado parte de los pulmones y le ha dejado dos costillas para que la chica no se rompa la columna. Luego, le alarga los muslos y los brazos, claro, tiene que ser medida modelo. ¿Dejarla paticorta? No, por dios.

No os lo perdáis, que encima le recortan el pie, no vaya a ser que se parezca a la hermanastra de Cenicienta. ¿Por qué no puede tener un 41?

Luego se pasa al cuello, vamos a ponerle un cuello jirafa, para que tenga, aparte de la crisma rota, el cuello partido.

Y finalmente, el pelo y la piel se le aclara, cómo si se hiciera un blanqueamiento. No vaya a ser que tenga la piel un poco más morena de lo normal o alguna peca. ¡Oh dios mío, no!

Y voilà, el resultado final. La típica Barbie…

¿Te ha gustado ver este cambio gracias al Photoshop? Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).