Puede ser que estés en un momento de tu vida en el que te han comenzado a llamar la atención cosas nuevas que te gustaría probar. Obviamente no te vamos a recomendar que pruebes cosas dañinas para ti, pero sí comprendemos que tal vez tu curiosidad te lleve a cosas que siembran muchas dudas.

Entendemos que los piercing pueden ser una de las cosas que más preocupan a muchos usuarios, que se lo plantean como una posibilidad para darse un cambio de estilo, pero dudan por los peligros de infecciones, el dolor, el resultado final, y mil cosas más.

La cosa es que al final, si lo pensáis un poco, más peligroso que hacerte un piercing, es hacerlo sin conocimiento, por lo que os recomendamos que os leáis estos mitos que desmentimos sobre los piercings:

1La pistola para piercing es mejor que la aguja

En realidad no, de hecho la pistola resulta en cierta medida, bastante más peligrosa, ya que no se puede esterilizar con agua hervida ni vapor, y es posible que se manche de sangre de forma que no se pueda eliminar.

Además, debido a que el pinchazo con pistola no se hace con aguja, sino con un pequeño pendiente, esto provoca un pequeño desgarro en el lóbulo, en lugar de un agujero limpio, por lo que tardará más en sanar y estará más expuesto a infecciones.

Por si te lo preguntas, también acaba afectando al valor estético, ya que al hacerse con presión, es más probable que el resultado no sea simétrico.

2En una perforación recién hecha se debe colocar un pendiente de oro, plata o acero quirúrgico.

Este mito existe por la preocupación de que se provoque una dermatitis alérgica.

Vale, vamos a ir por partes: El oro resulta un material carísimo, por lo que se acaba recurriendo a versiones menos puras que llevan aditivos que si pueden resultar altamente perjudiciales, como níquel o cobre.

Lo más recomendable sería recurrir a la plata, ya que tiene un precio algo más asequible y es mucho más seguro.

El acero inoxidable no resulta una opción especialmente segura, ya que es muy raro encontrar un tipo que no tenga impurezas, por lo que lo mejor es que no cuentes con esta opción.




3Se puede colocar cualquier tipo de pendiente en una perforación reciente

En realidad, hay una gran cantidad de accesorios de joyería que no son adecuados para un piercing recién hecho.

La mejor opción sería intentar evitar las roscas y los soportes posteriores, ya que suelen convertirse en grandes almacenes de suciedad.

Lo mejor son los piercings de rosca interna, ya que estos quedan menos expuestos.

4Hay que cambiar de pendiente con frecuencia.

En realidad este es uno de los peores mitos, mantiene la herida abierta por más tiempo, deja el agujero expuesto a más agentes externos y además puede reabrir la herida una vez esta ha comenzado a sanar.

Lo ideal es que a la hora de desinfectar y limpiar el orificio muevas con cuidado el pendiente, pero sin complicarte mucho.




5El agua oxigenada es tu mejor amigo.

No, realmente, ni el tuyo ni el de nadie. De hecho los científicos dudan bastante de si su aplicación es realmente segura o no. Lo mejor es que uses algún desinfectante válido para uso bucal, con lo que te asegurarás de que respete la sensibilidad de cualquier zona.

6La perforación (no) duele.

Cada persona, y cada zona del cuerpo de uno tiene un umbral del dolor diferente, por lo que realmente esto se considera un mito en los dos sentidos, por lo que lo mejor que podemos decirte es que hasta que no te lo hagas, no lo sabrás.

7Si te cansas, solo debes quitarlo y todo cicatrizará relativamente rápido.

De nuevo está bien especificar que la capacidad de regeneración de cada uno también es diferente.

Si lo que quieres es que las cicatrices sanen pronto y no dejen marca, deberás someter la zona a algún tipo de tratamiento para lo que quieres conseguir.

8Son cosas de adolescentes.

Mira, no, no y no. Sí que es cierto que dependiendo de la perforación puede complicarte el acceso a la vida laboral, pero esto afecta especialmente a según qué profesiones.

Y que es algo de lo que puede disfrutar cualquiera, y lucirlo con orgullo mientras quiera. Y ya está.




9Las personas con perforación en la lengua cecean

Sólo afecta a la dicción mientras se cura cuando la perforación está recién hecha. Además, sí es cierto que algunos especiales como el «Snake Eyes» pueden afectar a multitud de músculos, y que eso sí podría complicarte un poco la vida.

Pero una perforación simple no causará ningún problema.

Eso sí, cuidado con los dientes.

¿Te estás planteando hacerte un piercing? ¿Tienes alguna otra duda que no hayamos resuelto? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.




Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).




Fuente: Difundir