Cada edición de Gran Hermano hay un momento muy esperado por todos y que siempre nos regala grandes instantes televisivos. Estamos hablando del test de cultura general que el formato hace para intentar dejar en evidencia a los concursantes, de hecho, el test es tan popular que no solo se hace en GH, sino también en Supervivientes por las respuestas épicas que suelen dar los participantes.

Muchas de las preguntas son contenido de primaria o, como mucho, de ESO. Algo que en sí ya es un formato interesante y no es casualidad que, en su momento, se hiciese ese programa llamado ¿Sabes más que un niño de primaria?

Por ese motivo las risas están aseguradas y, la gala de ayer en la que Sofía fue expulsada no fue una excepción. En este caso, los habitantes de la casa de Guadalix tenían que responder a varias preguntas mientras un líquido viscoso encima de sus cabezas esperaba paciente el error para caer encima de ellos, cosa que, obviamente, terminó sucediendo en un momento u otro.

Además, los concursantes no tenían la tranquilidad y la felicidad de saber que eran los finalistas oficiales del concurso (Kiko Rivera, Irene Rosales, Juan Miguel y María Jesús Ruiz) ya Jordi González dejo entrever que quizás el resultado del test afectaría a las nominaciones, algo que les puso más presión y que finalmente demostró no ser cierto.

Este equipo de cuatro personas solo consiguió contestar correctamente 4 preguntas de las 15 que les hicieron. Sin duda, la respuesta más épica se produjo cuando Juan Miguel dijo que Jesucristo había pintado “La última cena” que en realidad es de Leonardo Da Vinci, aunque lo dijo con un tono de burla, con lo cual, pese a no saber la respuesta, seguramente sabía que el autor del cuadro no era Jesús.



Irene Rosales también sorprendió diciendo que Extremadura no tenía capital, aunque intentó rectificar a tiempo diciendo Badajoz (pero su capital es Mérida). También destacar que Maria Jesús fue preguntada sobre el número uno de escalafón taurino en 1972, Kiko quiso ayudarla diciéndole que era su abuelo, pero en realidad la respuesta correcta era Francisco Rivera, su padre.

La verdad es que, por mucho que nos riamos los espectadores, lo más probable es que, en caso de hacer dicho test en directo, muchos de nosotros también fallaríamos las preguntas. Sin embargo, si pensamos en lo que cobran dichos “VIP” por estar en el concurso, se nos quita un poco esa pena que puede que nos genere estar riéndonos de ellos.

¿Habríais acertado estas preguntas? ¿Creéis que es malo reírse de su “incultura”? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: mundodeportivo