Seguro que alguna vez os ha pasado que habéis tenido la oportunidad de sacaros una buena foto con alguien que os hacía mucha ilusión, y fuisteis víctimas de un repentino ataque de timidez, bueno, estas cosas pasan más de lo que puedas creer.

No importa lo acostumbrados que estemos a hacernos selfies, en el momento en el que la cámara la sujeta otra persona, es muy posible que no puedas evitar sentir vergüenza por posar o poner una expresión que se pueda considerar «antinatural».

Desde el equipo de Cabroworld queremos animarte y hacerte entender que no estás solo, y para que veas que no lo decimos por decir: allá que van 12 imágenes de pardillos iguales que tú.

1Malote pero respetuoso.

Este niño parece el más malote del barrio, pero nos reconforta que a la hora de la verdad sepa cómo comportarse.

2Le falta acurrucarse en un rincón.

Algunos adolescentes pueden sentirse cohibidos cuando se ven rodeados de chicas, cosas del pavo.

3Cómodo, pero con cuidado.

Este chico se quiso hacer una foto cuando vio a sus amigas en bikini, pero como buen amigo que es, las respeta.

4Cuarta cita, nivel: convento.

Con besos en la mejilla y mucho es.

5En realidad abraza su alma.

Es que es un tipo muy espiritual, tú no lo entenderías.

6Mucho está tocando ahí.

Hombre, aquí hay que tener en cuenta que la foto se la están haciendo los suegros. Mira qué caras. Esto es arte, chicos.



7No es tan tímido como parece…

Lo que pasa es que te está haciendo un hueco para ti en el abrazo (OOOOOOOOHHHHHHHHH)

8Todo bajo control.

¿No se da un aire a Gorka de Física o Química? Ahora, la chavala lo mira como si le fuese a pegar algo si la toca… madre mía.

9Demasiado wonder para él.

Este joven quiso hacerse una foto con su personaje favorito, Wonder Woman, pero se ve que prefirió andarse con cuidado a tener una buena foto. Al final sí que le quedó una imagen memorable, pero no por lo que él hubiera deseado.

10Ni que tuviera las manos manchadas…

Vamos a llamar a esto, el anteabrazo. A ver si ahora lo patentamos.



11Parece una cigüeña.

Arropando a sus crías y protegiéndolas del frío de la mañana en lo alto de la iglesia de un pueblo pesquero.

Por qué no.

¿Qué te ha parecido la galería? ¿Te has visto en una situación parecida alguna vez? ¿Se te ocurre una representación más fiel de la pureza humana? Cuéntanos tu opinión sobre todo en los comentarios de Facebook e Instagram.



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: Para los curiosos.