Hoy en día vivimos en un punto en el que somos constantemente bombardeados por publicidad, que nos obliga a hacernos creer que necesitamos comprar un montón de cosas que no necesitamos, o que tal vez sí, pero que acabamos consumiendo mucho más de lo que deberíamos.

Todo el ciclo de compra consiste finalmente en que tires y derroches toneladas de producto para que tengas que comprar más, y gastar más, y te puedan colar el artículo de turno (que será más o menos como el que compraste la última vez, pero con algún estúpido detalle que lo volverá infinitamente más caro).

Ah, y si por algún casual no lo tienes, encima tendrás que lidiar con la sensación de ser el único pringado que no tiene lo que sea.

Por desgracia así funciona el mundo, pero aquí estamos nosotros, que nos entendemos y sí podemos enseñarte esas cosas desconocidas que probablemente sí que necesites. DE NADA.

Lavamanos que se acciona y para con la rodilla.

Vale, calma, no quiero asustaros, pero este es el auténtico futuro. ¿Quién quiere coches voladores, pudiendo lavarse las manos sin llenar el lavabo entero de roña? Guau, me acabo de leer, oficialmente he llegado a la edad adulta.

Lo que llevan esperando todos los hipster de cafetería.

Que no se crean que no pensamos también en ellos, aunque no nos quedó otra cuando vimos que las tapas de los cafés de este local sirven también para aguantar el móvil.

Líneas para aparcar bien.

Sabes que en realidad MUCHA gente necesita esto, y seguro que hasta se te ha venido alguien a la cabeza…

Sofá con cargador de móvil.

Sí, ha llegado ese momento en el que no necesitas ir hasta tu habitación para recoger tu cargador, volver al salón y darte cuenta de que te han quitado TU SITIO en el sofá.

La mejor manera de reciclar.

No, no es un cubo de reciclaje normal y corriente, además de tener hueco para todo lo que necesites tirar normalmente, tiene otro sólo para desechos líquidos.

Señal de salida en el suelo.

Tal vez estés pensando en que te destrozaría de vez en cuando el dedo meñique como cualquier otro mueble, pero te decimos que en caso de incendio es una genialidad, ya que probablemente no lo tengas fácil para ver una señal a más altura (ya que el humo asciende).

Siempre se recomienda caminar agachado para inhalar el menor humo posible.

Un calcetín de más.

Porque sí, sabes que uno siempre se te va a acabar perdiendo. Es lo que hay.

El tenedor convertible.

No estaría de más que los tuvieran en algunos restaurantes asiáticos, es una pena cuando llevas a tu abuela a comer y la pobre mujer se empeña en intentarlo con los palillos por vergüenza de pedirle otros cubiertos al camarero.

Cuchara palillo.

Esta vez, bastante más occidental. Esta cuchara lleva un mondadientes incluido para que no te quede ningún «Paluego» cuando comes en la oficina.

Ríete, pero esto salva vidas.

Este envase está diseñado para que veas si el producto (normalmente carne o pescado) está podrido, o no.

Una librería en la playa.

Es posible, y necesario.

Genial para los turistas

Una tabla de la diferencia entre el distinto valor de cada moneda en la cesta de la compra.

Ideal para las pieles sensibles.

Esta tabla te indica el nivel de radiación solar.

Para los peques.

Un soporte de inodoro más pequeño, para que no les dé apuro caerse dentro. Te ahorrarás acompañarlos mil veces al baño.

Pomo de puerta… para el brazo.

¿Vas cargado?

¿Qué te han parecido estos inventos? ¿te gustaría tener alguno de ellos en tu entorno? ¿Crees que son realmente necesarios? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: La guía del varón.