First Dates es uno de los programas más sorprendentes de la televisión. Cuando pensamos en sentarnos delante de la televisión mientras cenamos y nos entretenemos con algo de lo que echan en la pequeña pantalla, lo primero que nos suele venir a la cabeza es este genial programa presentado por Carlos Sobera en el que, encontrar al amor, se ha convertido en una aventura que podemos vivir todos los espectadores.

Cada noche, somos capaces de conocer alguna de las historias más alocadas y a algunos de los personajes más carismáticos y pasados de roscas que podemos encontrar en la televisión. Ya no se trata solo de descubrir historias de amor impresionantes; se trata de profundizar hasta lo más hondo de la psique humana.

Esto nos permite, cada día, conocer personajes e historias como las que os traemos hoy… y recordad que, porque una historia cale en nuestra alma, puede que sea por unos motivos que no sean estrictamente ‘positivos’… ahora nos entenderéis.

Jennifer y Junior fueron una de las parejas que más ‘calentaron’ el programa esta semana (y este mes, si nos apuráis). Se trata de una pareja que demostró una impresionante facilidad para relacionar cualquier tema que surgiese en la mesa con el sexo… fuese lo que fuese. Ella empezó diciendo que quería a «un hombre atento y cariñoso»… pero es que claro, luego dejó patente que también ‘todo’ tenía que ser ‘grande’. Toma.

La cosa empezó muy bien y pudimos descubrir el curioso menú de Junior, quien solo comía pollo y arroz y quien confesaba tener ‘muchos problemas para escoger qué comer’:«es muy selectivo para muchas otras cosas»… ¿a qué podía referirse? Pero Jennifer lo tenía clarísimo: «La hamburguesa es mi comida favorita y cuanto más grandes y cuanto más cosas lleven, mejor».

Él no perdió un solo segundo en seguir con el ‘interrogatorio’: «¿Te gusta todo siempre grande?», y Jennifer, como no, respondió de forma muy afirmativa… si es que eran tal para cual. Teniendo en cuenta todo esto, era inevitable que saliese el tema del sexo y él le preguntase cómo le gustaban los tíos en la cama, a lo que ella respondió sin titubear: «Deben ser empotradores natos».



Junior no tenía ningún problema con las cosas que le ‘exigía’ Jennifer y llegó a decirle que «se lo estaba poniendo cada vez más fácil» al hablar del tema de los empotradores de nacimiento. Si es que todo eran coincidencias entre los dos: «Siempre estoy con el sexo en la cabeza», admitía Junior… y Jennifer, por su parte, no tenía mucho problema: «Si él va a entrar en el juego de fogosidad, yo entro».

A pesar de que todo iba genial, Jennifer encontró que la edad que los separaba era algo insalvable y prefirió dejar la cita donde estaba… y él, sin más remedio, jugó el comodín de la amistad y se despidió con un: «Seguro que nos tomamos otra copa y nos lo pasamos genial».

Aquí os dejamos el vídeo con la cita íntegra:

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta cita? ¿Demasiado fogosa o ya os va bien en estos días tan fríos? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, mas abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).